menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Julio 2021, octava entrega: La república bananera

COMPARTIR

···
menu-trigger

Julio 2021, octava entrega: La república bananera

23/09/2020
columnista
Ana María Salazar
Análisis sin Fronteras

Andrés Manuel López Obrador seguramente estará siguiendo de cerca la trayectoria de su amigo, el presidente Donald Trump, porque ambos gobiernan en formas tan similares: polarizar, debilitar las instituciones y abiertamente mentir. Pero, también para el presidente de México, la estrategia electoral del candidato republicano aportará lecciones, buenas y malas, para AMLO que enfrenta elecciones intermedias en 2021, elecciones que definirán el futuro de la 4T.

Y aunque las encuestas nacionales y las del voto electoral siguen favoreciendo al candidato demócrata Joe Biden, a dos meses y medio de las elecciones del 3 de noviembre muere la ministra de la Suprema Corte, Ruth Bader Ginsburg . Y el proceso de reemplazo de la admirada jurista conocida como RBG, ha desató un enfrentamiento político, cuya polarización podría favorecer la reelección de Trump.

Trump ya es el ganón de esta tragedia. El enfoque del electorado pasó de ser el mal manejo de la pandemia por el Covid-19, al debate de quién debe nominar al siguiente ministro de la Corte y cómo este nombramiento podría impactar el acceso a abortos legales y seguros en Estados Unidos.

Y este debate está movilizando, de nuevo, la base dura del electorado de Trump, que estarían dispuestos a ignorar las mentiras, posibles investigaciones, nepotismo, majaderías, sexismo y racismo del presidente Donald Trump, para asegurar una ministra 'provida' en la Corte.

Pero estas elecciones, y este debate de quién debe de ser la siguiente ministra o ministro de la Corte Suprema de Estados Unidos definirán el futuro de la democracia de ese país, y si el vecino del norte se ha convertido en una 'nación bananera'.

Una de las características de países subdesarrollados es la falta de pesos y contrapesos, además de instituciones independientes que pueden controlar gobiernos autoritarios y populistas.

Aunque el enfoque del debate en este momento es cómo podría un futuro ministro o ministra fallar en casos que seguramente llegarán a la Corte Suprema, sobre pro life y pro choice, hay una preocupación mucho más inmediata de Trump y sus seguidores. De hecho, en una entrevista que hice con el actor mexicano Eduardo Verástegui, él explica que hará campaña a favor de Trump por su posición provida y nunca apoyaría al candidato Joe Biden, a pesar de que sería el segundo presidente católico en la historia de Estados Unidos.

Pero más allá del debate jurídico sobre el aborto, hay muchas probabilidades de que el siguiente ministro o ministra podría jugar un papel en definir quién es el siguiente presidente de Estados Unidos.

Todo indica que el 3 de noviembre no sobremos quién es el siguiente presidente de Estados Unidos. En un comunicado publicado esta semana, el Departamento de Justicia advirtió que debido a la alta probabilidad de que no se sepa quién es el presidente el día de las elecciones, envió extraordinario de boletas electorales por correo. Asegura el FBI que gobiernos y actores externos aprovecharán el desorden para influir en los resultados y dividir a los estadounidenses.

Y en esta crisis constitucional, hay altas probabilidades de que la Suprema Corte tenga injerencia en quien ganó las elecciones. Y cualquier decisión que haga la Corte seguramente será criticado. Pero la forma y quien lo argumenté definirá por las siguientes décadas si hay una Corte de Justicia independiente o no, en Estados Unidos.

Todo autoritario y populista sabe que controlar la Corte Suprema garantiza el poder. Y esta prueba de fuego está por enfrentar el ministro Arturo Zaldívar en los siguientes días, quien ha dado señales de independencia judicial, pero no decisiones contundentes.

El presidente López Obrador asegura que respeta la independencia de la Corte. Pero eso no lo detuvo cuando envió una amenaza pública a los ministros. Esta semana AMLO hizo un llamado a que se hiciera una encuesta de opinión sobre si se debiese de enjuiciar a los expresidentes y enviárselos a los ministros, que deberían de tomarlo en cuenta cuando consideren la constitucionalidad de la consulta sobre el enjuiciamiento de los expresidentes.

Al igual que Estados Unidos, pronto sabremos qué tan independiente es la Corte Suprema en México, o ministros en ambos países se volvieron una herramienta más de los gobiernos autoritarios y populistas.

PD: La entrevista completa con el mexicano pro-Trump, Eduardo Verástegui, la podrán ver este jueves 19:30 hrs en el programa Rumbo a la Casa Blanca, en el Financiero Bloomberg TV.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.