Espiando al Presidente
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Espiando al Presidente

COMPARTIR

···

Espiando al Presidente

04/09/2019

La semana pasada, el 29 de agosto, el Presidente ya lo había comentado en sus conferencias mañaneras: alguien lo estaba espiando en Palacio Nacional. Ahora presentó la evidencia de tal espionaje. En un tono desenfadado, casi presumiendo, Andrés Manuel López Obrador mostró durante su conferencia mañanera la cámara espía que se encontró, según el Presidente, en uno de los salones de Palacio Nacional. López Obrador explicó que se encontró la cámara donde él se había reunido con gobernadores y empresarios.

Cuando le preguntaron al Presidente si sabía quién lo estaba espiando o si presentaría una denuncia por espionaje, dijo no. “No, porque no hay paranoia, el que lucha por la justicia no tiene nada que temer, nada más es, porque se quedaron algunos con las malas mañas, las malas prácticas de estar espiando; acuérdense que nosotros hicimos el compromiso y se está cumpliendo y estoy pendiente de que el gobierno no intervenga teléfonos, que ya no haya lo que nosotros padecimos cuando estábamos en la oposición, el espionaje, ni para periodistas u opositores, para nadie, eso está garantizado, esto puede ser de gente de fuera, pero ¿para qué nos metemos?”, comentó AMLO.

Pero ahí no terminan las sorpresas. La cámara de espionaje que presentó a los periodistas el Presidente es una reliquia. Yo recuerdo haber hecho reseñas de ese tipo de “minicámaras” hace una década en mi programa de TV “Seguridad Total”. En ese momento eran la gran novedad. Hoy día es una antigüedad en el mundo del espionaje. O las cámaras que encontraron llevaban años insertadas en una pared en Palacio Nacional. Tal vez el supuesto espía sólo tenía acceso a tecnología que se puede comprar por diferentes portales que venden cámaras de espionaje para asegurar que las nanas no maltraten los niños, sorprender parejas infieles, o confirmar que los cocineros no estén escupiendo en la comida o el café.

O, simple y llanamente, el “supuesto” espionaje nunca sucedió. Qué se yo.

Pero cualquiera que sea la razón, la reacción del Presidente es desconcertante y surge de nuevo la pregunta: ¿quién tiene la responsabilidad por la integridad y seguridad del mandatario?

El solo hecho de que el Presidente reconociera públicamente que lo están espiando es preocupante, muy preocupante. Esto es una señal pública de un fracaso contundente del aparato de seguridad, que debería prevenir espionaje en el ámbito donde trabaja el Presidente.

También desconcierta que siga asegurando que su gobierno ya no hace espionaje, como en el pasado, cuando se espiaban a los opositores. “El que nada teme, nada debe”. El Presidente parecería no entender la amenaza que representa a la seguridad nacional el que no se puedan resguardar los secretos de Estado, que incluye las conversaciones del jefe del Ejecutivo y comandante en jefe. Si alguien pudo plantar una cámara en uno de los salones donde sesiona el Presidente, ¿qué más podrían introducir al ámbito donde trabaja López Obrador? ¿Se pueden imaginar lo grave que sería para la seguridad del Palacio Nacional si no se identificara quién está espiando al Presidente? ¿Será fuego amigo?

Obviamente esto pone al resto de los funcionarios del gobierno en una situación difícil, que tal vez el Presidente no ha comprendido las consecuencias de su posición ante el tema del espionaje. Si al Presidente de la República lo están espiando, cualquier funcionario puede ser espiado por gobiernos extranjeros, crimen organizado, hasta espionaje industrial.

¿Será que ahora si extrañan al Estado Mayor que desapareció AMLO al iniciar su administración? Una de las funciones fundamentales era la contrainteligencia, asegurar que no se espiara al presidente. En su informe del 1 de septiembre, López Obrador fue claro. La desaparición del este cuerpo élite siguió su política de austeridad. Algunos de elementos pasaron a formar parte de la Guardia Nacional para “cuidar al pueblo”.

“Al Presidente lo cuida la gente y el que lucha por la justicia no tiene nada que temer”, dijo López Obrador al referirse a la desaparición del Estado Mayor. Obviamente este comentario del Presidente está lleno de buenas intenciones. Información es poder. Obviamente el que tenga información sobre las actividades y decisiones del Presidente de México le daría poder, además de poner en riesgo a López Obrador y su equipo cercano.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.