El factor suerte
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El factor suerte

COMPARTIR

···
menu-trigger

El factor suerte

26/02/2020
Actualización 26/02/2020 - 14:58
columnista
Ana María Salazar
Análisis sin Fronteras

Tener mucha suerte. El legado histórico de muchos gobernantes en parte depende de si tuvieron ‘suerte’ durante su mandato. Si son afortunados o afortunada, no tuvieron que enfrentar grandes catástrofes donde era difícil de controlar las consecuencias. Y si fueron buenos gobernantes, tuvieron la capacidad de mitigar el efecto de la catástrofe o crisis. O, algunos de estos mismos gobernantes, pudieron encontrar algún ‘chivo expiatorio’ y transferir la culpa –mucho depende de la credibilidad del gobernante.

Generalmente el ‘factor suerte’ está fuera del control del gobernante. Por eso, los grandes líderes, aquellos que se prepararon para gobernar, también buscaron prepararse rodeándose de expertos que los apoyaran para enfrentar, si fuera necesario, grandes desastres, crisis nacionales o internacionales, los cisnes negros.

Hasta este momento el presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido un gobernante con ‘suerte’. Todavía no ha tenido que enfrentar una gran calamidad, y su liderazgo no ha sido puesto a prueba. Cuando fue jefe de Gobierno de la Ciudad de México, fue un ‘suertudote’ porque de 2000 a 2006, la capital no sufrió algún gran desastre, y problemas que enfrentaba la ciudad recibía el apoyo del gobierno federal. Señor presidente, en varias ocasiones lo rescató el entonces presidente Vicente Fox.

Pero ahora el presidente Andrés Manuel López Obrador y su gobierno enfrentan la tormenta perfecta: ingobernabilidad y violencia por no enfrentar a los grupos del crimen organizado, inconformidad y protestas de mujeres –por no escuchar sus reclamos–, una economía en recesión propiciada por políticas erradas, y ahora la amenaza del coronavirus, en un momento de desabasto de medicamentos y debilidad institucional –también propiciados por simple y llanamente no entender los retos y debilidades del sistema de salud.

Estas circunstancias no se deben a que a AMLO se le acabó su ‘suerte’. No. Se deben a que el presidente y su equipo propiciaron la crisis. Y aunque el presidente seguramente continuará culpando al neoliberalismo, a la corrupción, a los conservadores (¿de veras está acusando a las feministas de ser conservadoras?), los fifís y los medios de comunicación, la verdad es que la tormenta perfecta que empieza a golpear su sexenio es culpa exclusivamente de él. El presidente no entiende, ha implementado terribles políticas y parecería que está mal rodeado. El equipo que lo acompaña es absolutamente incompetente, o simple y llanamente no está AMLO escuchando a sus expertos.

No sé si las crisis de 2020 se van a traducir en la muerte anticipada de la cuarta transformación y la destrucción de los anhelos de Andrés Manuel López Obrador de ser recordado como un presidente que transformó México en una forma que permitió en el futuro un país más próspero para la siguiente generación de mexicanos.

Y tal vez, el presidente nos sorprenda a todos, y una vez que se empiece a sentir el impacto de la tormenta perfecta, pueda cambiar su estilo de gobernar, buscando crear consensos en lugar de dividir. Esto es lo que hacen los grandes gobernantes al tener que enfrentar las grandes crisis que afectan a un país. Y tal vez empiece a escuchar a los expertos y buscar especialistas que puedan guiarlo y ayudarlo a mitigar el efecto de la crisis de 2020.

Porque, de lo contrario, el presidente López Obrador en lugar de construir un mejor país, estará dedicado los siguientes años a solamente asegurar que no se destruya la gobernabilidad y mitigar el efecto de la crisis del coronavirus, de la violencia y de las malas decisiones en el ámbito económico-financiero.

El presidente Andrés Manuel López Obrador es un hombre con suerte, además es un gobernante electo con un respaldo histórico de la población. Tenía todo para ser un extraordinario mandatario y transformar a México.

Seguramente muchos lectores me acusarán de ser pesimista ignorante, o de ser fifí o conservadora, o alborotadora o feminista inconforme.

No, soy realista, lo que sorprende es que con toda la información que hay sobre la economía, la violencia, la inconformidad de grupos sociales y sobre la amenaza del coronavirus, el presidente y su equipo han sido incapaces de tomar los pasos mínimos para mitigar el impacto de estos eventos.

Tal vez, AMLO pensó que siempre sería bendecido, y que su suerte nunca acabaría. O que sería suficiente culpar al pasado para justificar el sufrimiento del presente.

Se equivocó.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.