menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cienfuegos y el futuro de la relación bilateral

COMPARTIR

···
menu-trigger

Cienfuegos y el futuro de la relación bilateral

18/11/2020
Actualización 18/11/2020 - 11:53
columnista
Ana María Salazar
Análisis sin Fronteras

Para entender por qué el Departamento de Justicia pidió que se desestimaran todos los cargos en contra del exsecretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, es importante subrayar las razones que se plasman en un memorándum para el juez donde indica: que aunque las pruebas en contra del general eran “sólidas”, “por razones de política exterior” en “reconocimiento a la sólida asociación en materia de justicia entre ambos países y con la intención de demostrar un frente unido en contra de todas formas de criminalidad, incluyendo tráfico de narcóticos por cárteles mexicanos, el gobierno pide que se deseche cualquier acusación pendiente en contra del acusado.

Les traduzco lo que está afirmando el gobierno de Estados Unidos: Que, aunque hay pruebas, es más importante la relación y cooperación bilateral en materia de seguridad, que cualquier investigación o pruebas que pudiera existir en Estados Unidos.

El general Cienfuegos va a regresar a México, un hombre libre, y será la Fiscalía General de la República la que decida, con base en la evidencia que se presentó en Estados Unidos, si hay pruebas suficientes para iniciar una investigación en su contra en México.

Y podemos asumir que probablemente habrá una investigación proforma, pero que también se desestimarán las pruebas.

Se preguntarán ¿cómo se llegó a esta conclusión de una investigación y arresto que marcaría el antes y después en la relación de cooperación entre ambos países en materia de seguridad pública y seguridad nacional?

Para darles una explicación de lo que pasó, me remito a una entrevista que sostuve con John Bolton, exasesor de Seguridad que fue despedido por Donald Trump, y que escribió La habitación donde sucedió, libro sobre el caos que se vivía en la Casa Blanca. Bolton me comentó que “Estados Unidos y México, por definición, tienen muchos intereses compartidos y se manifiestan de muchas maneras en el comercio, obviamente, y en la inmigración, en particular. Y como describo en el libro, estas fueron dos de las áreas más confusas y caóticas de la toma de decisiones en la administración Trump" (Entrevista para Gabinete de Seguridad TV) .

Hay procesos en el aparato de seguridad que evalúan la conveniencia o no de investigar funcionarios de nivel, la fortaleza de las pruebas y el impacto en los intereses estratégicos de Estados Unidos. Y, por el desorden que hay en el gobierno de Estados Unidos, esta evaluación no se hizo o fue deficiente.

Obviamente se ha prestado a interpretaciones de conspiraciones e interpretaciones que reflejan fantasías políticas, entre ellas, que Andrés Manuel López Obrador negoció con el presidente Trump el no reconocer a Joe Biden como el presidente electo de Estados Unidos. La verdad es que a estas alturas el que el presidente se abstenga de reconocer a Joe Biden tiene muy poca importancia política en Estados Unidos y probablemente le importe poco a Trump lo que haga o no el gobierno de México.

El Departamento de Justicia es bastante claro en sus razones: Está en juego la relación bilateral en materia de cooperación con uno de los países más importantes para Estados Unidos en materia de seguridad. Y esto no es poca cosa, particularmente cuando el aparato de seguridad y justicia está en manos de la Sedena. El detener a un exsecretario de la Defensa, que desde la opinión de las tropas es inocente, y que además fue parte de una estrategia bilateral de seguridad con Estados Unidos, obviamente ha tenido un impacto alarmante en cooperación entre ambos países. ¿Si al general Cienfuegos lo detuvieron por lo que parecerían pruebas no sustanciales, cualquier funcionario público podría correr el mismo riesgo? Después de la detención de García Luna, y ahora del general Cienfuegos, ¿qué funcionario mexicano estaría dispuesto subirse a un avión y viajar a Estados Unidos ?

Tiene que ser incómodo para el fiscal Gertz Manero, el tener que definir la situación jurídica del general Cienfuegos. En parte porque el presidente no salió públicamente a defender al exsecretario, al contrario, fue la oposición que hizo un llamado a defender su honorabilidad y buscar fondos para su defensa. Y dos, de nuevo hay que subrayarlo, la 4T tiene un importante sesgo en contra de las Fuerzas Armadas, y la detención del general Cienfuegos apoyaba no sólo ese sesgo sino la 'corrupción' de anteriores gobiernos.

El hecho es que le tocará a la administración del presidente Joe Biden y su equipo redefinir una nueva relación con México en materia de seguridad, donde el Ejército Mexicano jugará un papel primordial en la cooperación entre ambos países.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.