Análisis sin Fronteras

A un año de la pandemia: dividir, agredir y mentir

Si los gobiernos no pudieron aprender de los errores después de un año de Covid-19, 2021 se vislumbra igual de complejo, aunque ojalá no sea tan catastrófico.

Esta semana se cumple un año desde que se identificó el primer caso de Covid-19 en México. Fue el 27 de febrero cuando se detectó que un mexicano había regresado infectado de un viaje de Italia.

Ahora, a un año, oficialmente han muerto 181 mil mexicanos (asumiendo que son muchos más); niños y niñas, adolescentes y jóvenes universitarios no han tenido clases presenciales por casi 11 meses, la economía cayó casi 10 por ciento en 2020.

Adicionalmente, a un año, nos encontramos en la situación insólita de tener en este momento, no solo contagiado al secretario de la Defensa, el general Luis Crescencio Sandoval, y al Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell (funcionario responsable de la estrategia Covid-19), sino también el Secretario de la Marina, el almirante Rafael Ojeda, que por segunda vez resultó positivo en la prueba del coronavirus en menos de cuatro meses. Obviamente el personal cercano de estos funcionarios también tiene que ponerse en cuarentena hasta definir si se contagiaron y qué tan fuerte les impactará la enfermedad. La plana mayor de la seguridad nacional de México, a un año de que se identificó el primer caso en el país, están confinados, trabajando desde casa, al igual que millones de mexicanos. La diferencia es que la seguridad del país está en sus manos. La secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, tardó más de dos meses en recuperación, antes de que pudiera asumir el cargo de la nueva secretaria.

El presidente Andrés Manuel López Obrador declaró hace un mes que él también había salido positivo. Y aunque reconoció que tenía síntomas, milagrosamente en dos semanas regresó a sus conferencias de prensa matutinas.

Y, aun así, en un acto de absoluto egoísmo, el presidente aseguró que no usaría el cubrebocas, sin importar qué recomendaciones hubieran hecho sus asesores médicos y los encargados de enfrentar la pandemia: el uso de cubrebocas es uno de los pasos esenciales para reducir el contagio en la población. Es tan importante esto, que uno de los primeros actos ejecutivos que hizo Joe Biden cuando asumió la presidencia fue ordenar que dentro de lo que permitía la ley federal, todo ciudadano tendría que usar cubrebocas.

A un año de que se inició la pandemia, han muerto en Estados Unidos más de medio millón de personas. México seguramente llegará a un cuarto de millón de defunciones a lo mejor este año, especialmente si se confirma lo que han dicho varios expertos en mi programa de TV, Gabinete de Seguridad, de que habrá una tercera ola de infecciones después de Semana Santa.

Ante el catastrófico manejo de la pandemia por Donald Trump, una de las lecciones aprendidas en este año es que la capacidad de liderazgo es importante durante una crisis. La segunda lección es que los gobiernos deben tener flexibilidad y capacidad de cambiar de rumbo o visión una crisis. Estas dos primeras lecciones, claramente, López Obrador no solo no las aprendió, sino que rechazó abiertamente que tendría que cambiar de rumbo y de estilo de liderazgo.

"Aquí voy y no me quito".

Y, al igual que Donald Trump, el presidente de México se aferró a un discurso que buscaba dividir, agredir y mentir porque le apostó que esta estrategia le aseguraría su reelección.

El presidente de México, a cuatro meses de las elecciones intermedias, también le apuesta a dividir, agredir y mentir. Está por verse el éxito o el fracaso electoral que tendrá Morena, el partido del presidente.

Pero sin importar quién gane o pierda, México estará más dividido que nunca. Y otra lección importante que surge de esta pandemia es que lo que se requiere es unificar y buscar un consenso con todos los actores sociales, políticos, religiosos y económicos. Se necesitan estadistas, no politizar la tragedia con fines políticos, dispuestos a escuchar y si es necesario, cambiar de opinión.

Por eso también sorprende que el presidente López Obrador siga rehusándose a usar el mecanismo del Consejo de Salubridad General, institución plasmada en la Constitución que tiene, en otras responsabilidades, apoyar al proceso de decisiones de un gobierno cuando hay una crisis sanitaria, donde casi cincuenta expertos comentarían, harían sugerencias y sobre todo avalarían la estrategia para darle credibilidad. Pero sabemos que AMLO no ve ni escucha a los expertos.

Difícil de entender la falta de solidaridad con las familias de los miles de muertos, y los sacrificios hechos por el sector salud. Sigue siendo un misterio por qué los presidentes Trump y López Obrador no pudieron o no quisieron expresar compasión, amor, como parte de sus lenguajes políticos. Tal vez temían que se les viera débiles, o tal vez un problema inherente de estos dos es que ser solidarios no es parte de su genética política como líderes populistas.

Si los gobiernos no pudieron aprender de los errores después de un año de Covid-19, 2021 se vislumbra complejo, esperemos que no sea igualmente de catastrófico.

COLUMNAS ANTERIORES

Cría cuervos y…. te destruirán
Arranca la debacle electoral 2021

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.