Tercer país seguro. ¿No qué no?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Tercer país seguro. ¿No qué no?

COMPARTIR

···
menu-trigger

Tercer país seguro. ¿No qué no?

21/12/2018
Actualización 21/12/2018 - 14:02

Ni en el periodo de transición ni ahora como presidente de la República se ha atrevido López Obrador, ya no a contradecir, sino a fijar la postura de México en diversos temas ante Donald Trump, desde el pago del muro fronterizo, hasta la política de migración. Es tanto el temor del tabasqueño que ahora ha aceptado que la deportación de migrantes no mexicanos que haga el país del norte sean aceptados en territorio nacional.

Reza el comunicado oficial de la Secretaría de Relaciones Exteriores que ante la orden, perdón, ante la intención del gobierno de Estados Unidos, vía el Departamento de Seguridad Interna (DHS por sus siglas en inglés), de implementar una sección de su ley migratoria que le permitiría devolver a extranjeros, no mexicanos, a nuestro país para que aguarden aquí el desarrollo de su proceso migratorio, México autorizará su permanencia hasta que se decida su condición migratoria en el país de las barras y las estrellas.

Las acciones que tomen los gobiernos de México y de Estados Unidos, dice el boletín, no constituyen un esquema de Tercer País Seguro, en el que se obligaría a las personas migrantes en tránsito a solicitar asilo en México. Están dirigidas a facilitar el seguimiento de las solicitudes de asilo en Estados Unidos, sin que eso implique obstáculo alguno para que cualquier persona extranjera pueda solicitar refugio en México.

Sin embargo, se está poniendo en la práctica la letra chiquita del T-MEC, que obliga a México a dar asilo a todos los que transiten en su territorio, para así evitar que lleguen a Estados Unidos; es decir, el presidente Trump quiere que las peticiones de asilo a su país las asuma como propias México, lo cual transgrede la soberanía de nuestro país.

Han mencionado algunos legisladores mexicanos que nuestro país tiene vocación de asilo por decisión propia, no impuesta desde el exterior.

El esquema de Tercer País Seguro conlleva grandes riesgos en materia de seguridad interior, empleo y desarrollo económico, por lo que no es de extrañarse que vendrá un extrañamiento a la cancillería por haber aceptado dar asilo a migrantes que pretenden conseguir su residencia en Estados Unidos.

La frase despectiva, de que México es el patio trasero de nuestro vecino del norte, se torna una realidad con esta acción de López Obrador.

Por varias semanas se negó que existiera la obligación como Tercer País Seguro, empero ahora con los hechos se desmiente a la posición oficial del nuevo gobierno.

El punto tres del boletín oficial de la cancillería no tiene desperdicio:

(El gobierno mexicano) “garantizará que las personas extranjeras que hayan recibido su citatorio gocen plenamente de los derechos y libertades reconocidos en la Constitución, en los tratados internacionales de los cuales es parte el Estado mexicano, así como en la Ley de Migración. Tendrán derecho a un trato igualitario sin discriminación alguna y con el debido respeto a sus derechos humanos, así como la oportunidad de solicitar un permiso para trabajar a cambio de una remuneración, lo que les permitirá solventar sus necesidades básicas.” .

Con esta medida se alienta que los flujos de inmigrantes centroamericanos y de cualquier país del mundo aumenten, y con ello elevar exponencialmente los problemas por los que transita México.

VACACIONES. Nos vemos el próximo 7 de enero de 2019. ¡Abur!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.