Sumisión del Legislativo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sumisión del Legislativo

COMPARTIR

···
menu-trigger

Sumisión del Legislativo

18/01/2019

Para quienes ayer festejaron a la usanza de las tradiciones de la Iglesia católica y al puro estilo del Vaticano, gritaron ¡Habemus Guardia Nacional!, al enterarse de que los diputados habían aprobado las reformas constitucionales que crean la nueva figura en materia de seguridad interna del país; a ellos les llegó una voz desde las alturas y por lo pronto tendrán que guardar sus regocijados ímpetus para otra ocasión.

En sesión extraordinaria, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó el dictamen que crea el referido instrumento legal, mediante el cual el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador pretende hacer frente a uno de los problemas más graves de la nación: la inseguridad.

Con 362 votos a favor, 119 en contra y 4 abstenciones, los grupos parlamentarios de Morena, PES, PT y PRI, dieron aval a la iniciativa del Ejecutivo federal, una vez que el gobierno mismo les “sugirió respetuosamente” modificar la propuesta original que permitía que el nuevo organismo tuviera, hasta por tres años, un mando militar, tema que en particular había dificultado a los legisladores seguir avanzado en las negociaciones para alcanzar una votación calificada en el Congreso, además de que entre la sociedad civil se empezó a generar un movimiento adverso con el argumento de que con esa propuesta el país estaría a un paso de la “militarización”.

Dóciles y sumisos, como hasta ahora se han mostrado los grupos parlamentarios afines al gobierno, entre ellos el PRI, atendieron puntualmente la “sugerencia” y modificaron el proyecto original, con lo que el cambio principal, porque hubo otros, consistió en la definición de que al frente de la Guardia Nacional estará un civil y la agrupación naciente dependerá de la Secretaría de Seguridad y Participación Ciudadana.

Hasta ahí todo bien, los diputados se fueron a dormir con la idea del deber cumplido, pero ayer todos despertaron con otra nueva instrucción o “sugerencia respetuosa”, les tiraron línea, pues. El presidente López Obrador, en su conferencia mañanera, dijo que no quedó satisfecho con la minuta que pasó al Senado con el tema de la Guardia Nacional.

Para ser más precisos, el Presidente dijo que sugeriría a los senadores, no faltaba más, que a la minuta referida se le incorpore el transitorio que fue eliminado en la Cámara de Diputados, en lo relacionado con la participación de las Fuerzas Armadas en el proceso de capacitación y formación, y que deberá quedar claro que –durante un tiempo transitorio, en tanto se consolida la nueva agrupación– el Ejército y Marina ayuden en las tareas de seguridad pública.

En esa ruta, los diputados, que ya dieron por concluido el periodo extraordinario para el cual fueron convocados, tal vez tengan que hacer nuevamente maletas y reunirse en otro extraordinario para atender las modificaciones de la cámara revisora, o bien retomar el tema en el periodo ordinario que inicia en febrero.

Cabe aclarar que en el trámite, por tratarse de una modificación a nuestra Carta Magna, en caso de que la colegisladora regrese la minuta nuevamente a la cámara de origen, el proceso además deberá contar con la aprobación de más de la mitad de los congresos estatales.

Así los nuevos tiempos del Legislativo y su sumisión ante el Ejecutivo.

Se entiende el papel de las fracciones parlamentarias en el Congreso, así también como la de sus aliados, el PT y PES, lo que es inconcebible es la postura del PRI, que en lugar de tornarse en una oposición responsable para ejercer los contrapesos necesarios, se puso de alfombra para que los pisotearan.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.