Simulación y encubrimiento
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Simulación y encubrimiento

COMPARTIR

···
menu-trigger

Simulación y encubrimiento

06/02/2018
Actualización 06/02/2018 - 13:37

El descubrimiento de la triangulación de recursos a través de la fundación Por Más Humanismo ha puesto nuevamente a Ricardo Anaya en el paredón de los fusilados, con lo cual se confirma la cola de dinosaurio que arrastra por el peso de los actos de corrupción que la atan.

Cuando faltan menos de cinco meses para la elección presidencial, sale al descubierto otra simulación de actos jurídicos, que al final de la cadena llega al candidato de la coalición conformada por el PAN, PRD y MC.

La fundación en cuestión se utilizó para hacer un millonario negocio inmobiliario con constructores amigos, mediante un esquema de triangulación y encubrimiento; además, se dispusieron de terrenos que eran de Querétaro y después, con varias maniobras, quedaron en manos de Anaya. Al ser entrevistado, señaló que es guerra sucia del PRI y que con medias verdades se pueden decir enormes mentiras; sin embargo, lo contundente de los hechos hace que la defensa suene a victimización, sólo le hizo falta declarar que fue la mafia del poder la que filtró a los medios la simulación y triangulación de recursos.

Hemos insistido en este espacio que en la medida que se acerque la elección saldrán otras 'bombas' contra al exlíder del PAN, y que no sólo los medios de comunicación darán cuenta de ello, también las mismas autoridades judiciales y de procuración de justicia.

El enriquecimiento de su familia política y del Joven Maravilla todavía no entra a su etapa álgida, seguramente se está esperando que los comicios del 1 de julio estén a la vuelta de la esquina para darlo a conocer, mientras seguirán saliendo a la luz otras trapacerías.

Aún no saben sus aliados políticos a quién le entregaron sus partidos. Se dejaron llevar por el canto de las sirenas y encantados por espejitos y falsas promesas de posiciones en un eventual gobierno de coalición. La ambición los cegó a grado tal de poner en riesgo la propia existencia política del Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano.

Del PAN ya ni hablamos, desde ahora Ricardo Anaya y sus secuaces se han dedicado a exterminar a aquellos panistas de cepa que no se plegaron a sus caprichos y que ahora hacen política en otros espacios, como la propia Margarita Zavala.

Tanto Alejandra Barrales como Dante Delgado se echaron un clavado al precipicio cegados por la ambición política.

Después de los resultados alcanzados en el Estado de México, en donde el PRD hizo un papel bastante decoroso al recuperar bastiones que tenía en el pasado como Nezahualcóyotl, se antojaba prometedor presentarse a las elecciones del 1 de julio como una auténtica opción de la izquierda mexicana; sin embargo, prefirieron tirar esa bandera al convertirse en esbirros de la derecha.

Cuántos militantes del sol azteca se fueron a Morena por esta decisión, o se replegaron al espacio de los independientes, o de plano se retiraron del activismo político.

Seguramente el espectro ideológico, y sobre todo partidista, será totalmente diferente después de las elecciones. Veremos la desaparición de partidos políticos y la asunción de otros, particularmente aquellos que se mantuvieron fieles a sus principios y no se dejaron llevar por la creación de frentes políticos.

Cuál será el costo para la democracia mexicana el haber conformado coaliciones electoreras que sólo sirvieron para alcanzar el poder por el poder, o encumbrar a personajes corruptos que sólo la dañan, dejando en el camino múltiples opciones institucionales de representación popular, que eran necesarias para dar cabida a todas las expresiones políticas de las minorías, poniendo en riesgo con ello el entramado social.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.