menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Se perfilan Sheinbaum, Ebrard y Monreal

COMPARTIR

···
menu-trigger

Se perfilan Sheinbaum, Ebrard y Monreal

26/10/2020
Actualización 26/10/2020 - 12:51

Con Mario Delgado al frente de Morena se perfila Marcelo Ebrard como el precandidato natural a la presidencia de la República en 2024 y con ello, estamos hablando de que solo Claudia Sheinbaum podría disputarle tal honor, desde luego, si los deseos de perpetuarse en el poder de Andrés Manuel López Obrador no le obnubilan la mente y perdura en esa obsesión que al día de hoy está más fuerte que nunca.

Para nadie es un secreto que la ruta diseñada por el tabasqueño al forzar la incorporación de la revocación de mandato en la Carta Magna, es para seguir exactamente los pasos que en su momento tomaron Hugo Chávez y Nicolás Maduro en Venezuela para prolongar su mandato más allá del término constitucional para el cual originalmente estaban elegidos.

Dejando atrás la opción de la reelección presidencial que, por lo menos desde la Revolución mexicana ya no se ha dado, daremos paso a analizar cuáles son los posibles prospectos, a tres años de que ocurra el destape del candidato presidencial por parte de Morena y partidos satélites, para que encabece el Poder Ejecutivo del país.

En el espectro político sólo hay dos personajes que le llenan el ojo a AMLO y son la jefa del gobierno capitalino y el canciller, aparentemente no hay nadie más, y como dijera en su tiempo, el sempiterno líder cetemista Fidel Velázquez, pues la caballada está muy flaca, siquiera para encontrar un tercer suspirante para incorporarlo en esta carrera parejera.

Ningún otro miembro del gabinete, gobernador o subsecretario, tiene en estos momentos las posibilidades reales de desplazar a Marcelo Ebrard o a Claudia Sheinbaum de convertirse en el sucesor de AMLO. Unos, porque los resultados y su protagonismo en la vida política del país es casi nula y otros, porque de plano no gozan de las simpatías del primer elector.

Hay miembros del gabinete que ni siquiera pueden acordar con el presidente de la república, menos estar a la altura de las expectativas para siquiera hacerles sombra a esos dos funcionarios.

Sin embargo, dicen los que saben, que existe un tercer personaje que, además de tener la trayectoria política para estar en esa pléyade de exquisitos, ha mostrado con creces que es un hombre de resultados y por ello tiene bastante satisfecho al huésped principal de Palacio Nacional. Su nombre, Ricardo Monreal.

Enumerar los méritos del zacatecano para justificar este apunte resulta ocioso, baste decir que las reformas legislativas más importantes de la agenda personal del presidente han sido posibles merced a los buenos oficios políticos de Monreal y se podría decir que es uno de los muy pocos colaboradores de AMLO que escucha e incluso que le puede llevar la contraria sin que lo irrite.

El problema que tiene Monreal es precisamente que el ala dura de Morena y principales colaboradores del presidente no lo quieren, incluso lo ven como una amenaza al proyecto de continuidad de la 4T.

Esto mismo ocurre con Marcelo Ebrard que enfrenta una fenomenal resistencia al interior del gabinete en donde subyace ese temor de que les arrebate el derecho, dicen ellos, de colocar uno de sus hombres en esa posición.

A tan sólo dos años del actual sexenio, pero a sólo tres de que las fichas rumbo a la sucesión presidencial se acomoden, no es nada descabellado que ya se coloquen a Shienbaum, Ebrard y Monreal como los buenos para la grande y que, incluso, podrían perfilarse rumbo a ese sueño por partidos políticos diferentes, pero bueno esa es otra historia.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.