Rompimiento entre AMLO y Gordillo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Rompimiento entre AMLO y Gordillo

COMPARTIR

···
menu-trigger

Rompimiento entre AMLO y Gordillo

24/02/2020

Lo que era un secreto a voces se convirtió en una realidad para “la maestra”, quien no solo sufre el desdén del magisterio, sino del presidente de la República.

La semana pasada, en una de las mañaneras, López Obrador la mencionó de esta manera: “Yo recuerdo que cuando hicieron el fraude de 2006, en premio a quien había ayudado al fraude le entregaron la Subsecretaria de Educación Básica y le entregaron el ISSSTE....”

El presidente se refiere a Elba Esther Gordillo, quien mandó a esas posiciones a su yerno y actual dirigente de la agrupación que pretende convertirse en partido político (RSP), Fernando González y a Benjamín González Roaro.

Con sus testaferros y el control del SNTE, la maestra hizo lo que quiso en el sexenio de Felipe Calderón.

López Obrador ha fustigado a esos líderes que en el pasado firmaban acuerdos en lo oscurito “a espaldas de los trabajadores… Esos dirigentes se unieron al fraude del 2006”.

De hecho, el fraude acompaña a la maestra; es la maestra del fraude, primero fue en 1985, en donde con el PRI, pretendieron arrebatarle el triunfo al panista Francisco Barrio, en la elección para gobernador en Chihuahua.

Luego, en 1988, fecha ominosa para el país, le birlaron la Presidencia al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, mediante la caída del sistema. Argucia que implementó Manuel Bartlett en favor de Carlos Salinas de Gortari. Desde luego, la maestra operó para avalar el triunfo del candidato priista y con ello hacerse del control del SNTE.

Después, en 2002, con Roberto Madrazo se agandallan la dirigencia nacional del PRI, dejando en el camino a Beatriz Paredes.

El cuarto fraude, a decir de López Obrador, fue cuando le birlaron la Presidencia en 2006.

Ahora, después de salir de la cárcel y enfrentar la cruda realidad de perder toda posibilidad de recuperar el sindicato de maestros, enfrenta la fría y sana distancia que le ha marcado el presidente de la República, empero, eso no es suficiente para que se quede de brazos cruzados; al contrario, sondea la posibilidad de crear otro sindicato de docentes, al tiempo de destinar cuantiosos recursos para que la agrupación Redes Sociales Progresistas (RSP) alcance el estatus de partido político y desde ambas plataformas “hablar, opinar y actuar en la vida de México”.

En entrevista concedida al diario español El País, Gordillo hace serias advertencias sobre su nueva incursión política y advierte en torno al gobierno de la 4T: “El gran vacío que tenemos es de líderes, de grandes jefes de Estado. Hay una gran confusión. Hay crisis en todos los partidos, pareciera que todo se desgastó”.

“Estamos en un sistema presidencialista. Queremos una nueva institucionalidad democrática”, agrega que AMLO es un hombre congruente… Tiene buena voluntad, pero no basta la buena voluntad, deseo que haya disposición de todos los que podamos y queramos para lograr algo positivo para el país… Lo políticamente correcto nunca ha sido una premisa para Elba Esther Gordillo. Nunca pedí permiso a ningún gobierno ni a ningún presidente para hacer algo”.

“No se puede otorgar poder a quien muerde hasta a los de la casa”, advierte uno de los colaboradores más cercanos del presidente.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.