Recortes matan a pacientes
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Recortes matan a pacientes

COMPARTIR

···

Recortes matan a pacientes

23/05/2019

La renuncia de Germán Martínez a la dirección general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) resultó la chispa que prendió la pradera, ya que de inmediato, desde diversos frentes, se puso el grito al cielo, por la gravedad de las imputaciones que hizo el senador con licencia, en las que alerta sobre la crisis en el abasto de medicinas, al tiempo de poner en riesgo a enfermos que dependen de los medicamentos que les proporciona el IMSS para mantenerse con vida.

Desde San Lázaro, los diputados exigieron que se detenga el recorte indiscriminado que se hace al sector salud, “ya están etiquetados en el Presupuesto de Egresos de este año”.

Los recortes económicos dañan “el corazón del Seguro Social”, pues no sólo ya se padece el desabasto de medicamentos, sino que la infraestructura hospitalaria y de servicios empieza a colapsar y no se observa cómo el gobierno de la 4T vaya a contener el desastre, menos ahora que se ha nombrado a Zoé Robledo, que si bien es cierto que es un funcionario probo y con un buen perfil académico, lo cierto es que carece de experiencia administrativa y financiera para siquiera intentar enderezar un barco que va a pique.

Aun suponiendo que tuviera la experiencia, pues también estará maniatado y a expensas de lo que ordene la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Es por ello que los diputados van a llamar a Carlos Urzúa, titular de SHCP, y la oficial mayor, Raquel Buenrostro, para que expliquen las razones de los recortes, al tiempo de exigir un “paquete financiero de rescate” a las finanzas del IMSS.

De hecho, se espera que en los próximos diez días acudan ante las comisiones de Salud y de Presupuesto para que expliquen en qué consiste los ajustes a la baja del presupuesto, ya que se debe considerar que la austeridad no debe ser a costa de la salud de los mexicanos.

Miroslava Sánchez, presidenta de la Comisión de Salud, ha señalado que “puede haber austeridad republicana, pero lo que si necesitamos es asegurar la calidad de la atención a los derechohabientes, para ello necesitamos personal, medicamentos e infraestructura”.

A la fecha van 700 millones que no llegan a las arcas del IMSS; sin embargo, esta cifra es reducida ante el tamaño del recorte final.

En los argumentos esgrimidos por Germán Martínez para justificar su dimisión, menciona: “Ahorrar y controlar en exceso el gasto en salud es inhumano. Ese control llega a escatimar los recursos para los mexicanos más pobres”.

Efectivamente, mientras que el presidente López Obrador se pronuncia ‘por primero los pobres’, en los hechos y con las acciones que en materia de restricción del gasto gubernamental está haciendo, se atenta contra cientos de miles de mexicanos que viven en estado de precariedad y que por ende carecen de los servicios médicos fundamentales.

No es de ahora, el IMSS ha sido desbordado por la demanda. Lleva lustros que mientras crece la población, los servicios se contraen y la atención se deteriora.

Y ahora, cuando se suponía que con el arribo a la Presidencia de un hombre que en campaña prometió terminar con ello, pues le ha dado el golpe de gracia al IMSS con los recortes económicos que atentan contra la vida de miles de enfermos.

“Los niños que padecen cáncer y esperan su tratamiento, quienes viven a la espera de la insulina, las poblaciones de diversidad sexual que reclaman antirretrovirales y los millones de enfermos que se atienden en nuestras clínicas y hospitales, no merecen ni un minuto de rebatingas de poder”, advirtió Martínez.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.