Desde San Lázaro

Radiografía y cambios en el gabinete

El presidente sí está convencido de la necesidad de reforzar a su equipo, sobre todo en la parte que tienen cierta injerencia en los comicios de 2021.

Ahora que se menciona el berrinche que hizo el secretario de Comunicaciones y Transportes en torno a que le quitaron la conducción de las aduanas, se presenta la coyuntura perfecta para el presidente López Obrador con miras, no en atender la crisis generada por el Covid-19 o por la inseguridad, no, sino con el horizonte puesto en las elecciones intermedias del próximo año.

Aunque el presidente no está seguro de aceptar la renuncia de Javier Jiménez Espriú, sí está convencido de la necesidad de reforzar a su equipo, sobre todo de aquellos que tienen cierta injerencia en los comicios de 2021.

Esto significa que, por ejemplo, Alfonso Durazo y Esteban Moctezuma dejarán las dependencias que presiden; la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y la Secretaría de Educación Pública, para buscar las gubernaturas de Sonora y San Luis Potosí.

Por otro lado, hay miembros del gabinete que no han estado a la altura de las circunstancias y si bien es cierto que con agachar la cabeza y ser un experto en mentir les basta para mantenerse en el puesto, también es verdad que no le son útiles para el 'proyecto transformador' que quiere instaurar en México.

En este grupo se encuentran María Luisa Albores (Bienestar); Graciela Márquez Colín (Economía) y Miguel Torruco (Turismo).

La pandemia ha exhibido la incapacidad de los funcionarios del sector salud, en particular del secretario del ramo, Jorge Alcocer y de Hugo López-Gatell, quien está en el corazoncito del presidente; sin embargo, el malestar de los gobernadores, incluyendo de Morena, va en aumento por las cifras alegres que presenta el subsecretario.

La otra ala, la de los 'exquisitos', conformada por el canciller Marcelo Ebrard y por Olga Sánchez Cordero, amén del líder del Senado, Ricardo Monreal, son atacados todos los días por los radicales que quieren verlos fuera del primer círculo del presidente y para ello, despliegan toda clase de artimañas para golpearlos, empero, la experiencia y su capacidad política han sido de enorme valía para sacar los asuntos que más le interesan al presidente, entre ellos la relación con Donald Trump y la agenda legislativa que ha sido prioritaria para él.

Los 'morenos puros', conformados por Claudia Sheinbaum, Bertha Luján, Octavio Romero e Irma Eréndira Sandoval, entre otros, buscan cooptar el mayor número de posiciones para, con ello, operar con mayor fuerza.

En este grupo está la joya de la corona representada por la jefa de Gobierno de la CDMX, quien se mantiene en primerísimo lugar para suceder a AMLO.

En tanto, el grupo de presidencia también representa un bloque de cuidado que, en aras de proteger a su jefe, despliega la 'grilla de Palacio'. En este grupo destaca Julio Scherer, consejero jurídico; Gabriel García Hernández, coordinador de los superdelegados; y el vocero Jesús Ramírez Cuevas, quien juega sus propias canicas.

La esposa del señor presidente juega un rol específico con los 'morenos puros' y con el primer círculo de colaboradores.

Entonces, al observar esta somera radiografía, se vislumbran los enroques y los ajustes en el gabinete en cuanto al reacomodo y los equilibrios que quiere mantener el principal huésped de Palacio Nacional.

Si no es ahora, será en algunas semanas, pero el presidente necesita ajustar la maquinaria, si es que no se quiere llevar una sorpresa desagradable en los comicios del próximo año.

COLUMNAS ANTERIORES

Dispendio en consultas y revocación de mandato
Fracaso, dispendio y golpe a la democracia

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.