Obligatorio ir a la Cumbre del G-20
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Obligatorio ir a la Cumbre del G-20

COMPARTIR

···
menu-trigger

Obligatorio ir a la Cumbre del G-20

20/05/2019

Ante la duda presidencial de acudir a la Cumbre del G-20, a celebrarse en Osaka, Japón, a finales de junio, Gabriel Quadri apuntó en su cuenta de Twitter que mejor no vaya. “Nos ahorrará muchas vergüenzas”.

Más allá de lo que piense el ecologista y de si su apunte es certero, lo cierto es que la ausencia de López Obrador a la cumbre provocaría seguir perdiendo espacios con interlocutores de peso que, sin duda, son socios estratégicos en diversos ámbitos como energía, economía, turismo, migración y sustentabilidad, entre otros rubros.

Dice el Presidente de México que está analizando su participación. “Lo estoy viendo porque estoy ocupado de tiempo completo en atender los asuntos nacionales”, y agregó que se siente muy bien representado por Marcelo Ebrard en la cumbre.

El argumento de AMLO es cuestionable, toda vez que es de mayor utilidad que él acuda al G-20 y no el canciller, ya que en diversas reuniones con otros mandatarios no aceptarían como interlocutor al secretario de Relaciones Exteriores.

¿O acaso Donald Trump daría su venía por una reunión bilateral con un funcionario mexicano de segundo nivel, o Xi Jinping, de China, y ya no hablamos de Vladimir Putin, de Rusia?

El Grupo de los 20 está compuesto por las principales economías del mundo: La Unión Europea, Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y, por supuesto, México.

La reunión representa una oportunidad invaluable para fijar la postura de México en diversos temas, al tiempo de, mediante reuniones bilaterales, desplegar toda una agenda en materia de seguridad pública, apoyos económicos globales en temas de migración, combate al narcotráfico, educación, desarrollo tecnológico y energía.

De hecho, en esos encuentros entre los líderes del mundo surgen lazos empáticos que redundan en utilidad para los habitantes de sus países.

Los beneficios son múltiples, los riesgos son mínimos.

En este contexto, a qué le teme AMLO; a decir de algunos, su salud es precaria, ya que si nos vamos con la información publicada por el diario ContraRéplica, que dirige Rubén Cortés, en Palacio Nacional hay una sala de quirófano y una serie de equipos médicos de última generación.

Otra versión es que el Presidente se siente limitado por su nulo conocimiento del inglés, y aunque llevan a traductores lo cierto es que precisamente en esas reuniones personales, uno a uno, pues es básico saber comunicarse en esa lengua.

Otra versión estriba en que a Andrés Manuel no le gusta realizar viajes largos en avión, por ello, a lo largo de su vida, se cuentan con los dedos de una mano sus viajes transcontinentales.

La cierto es que sólo él sabe la verdadera razón para evadir su responsabilidad de acudir a Japón, aunque aún es tiempo de que el Presidente reconsidere su postura. Es necesario que vaya al encuentro del G-20.

La agenda temática de esa reunión, en donde Japón ostenta la presidencia, es: el crecimiento económico y la reducción de las desigualdades; infraestructuras y sanidad de calidad; problemas mundiales como el cambio climático y el vertido de plásticos en los océanos; economía digital y los desafíos del envejecimiento en las sociedades.

Como se aprecia son temas fundamentales para el orbe, en donde nuestro país tiene un papel fundamental. ¿Cambiará esto López Obrador por sus conferencias mañaneras en territorio nacional?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.