No se reducen prerogativas a los partidos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

No se reducen prerogativas a los partidos

COMPARTIR

···

No se reducen prerogativas a los partidos

07/11/2019
Actualización 07/11/2019 - 14:34

Sin acuerdo posible, hoy rechazará el Pleno de la Cámara de Diputados el dictamen para reducir el 50 por ciento de las prerrogativas a partidos políticos y con ello, se quedará en la 'congeladora' un tema que si bien en necesario reducir el costo de la democracia, también es una realidad que hacerlo bajo las condiciones que pretende Morena, significa para la oposición hacerse el harakiri rumbo a las elecciones intermedias.

Claro que hay que reducir las prerrogativas pero a partir de los resultados del 2021 y de forma gradual de tal manera que la competencia política electoral no se vea amenazada por el recorte.

Dice Mario Delgado, pastor de la bancada de Morena en la Cámara baja, que no hay consenso para obtener una mayoría calificada para reducir las prerrogativas conforme a la política de austeridad que impulsa el partido en el poder.

Unos hablan de que se ahorrarían dos mil quinientos millones de pesos y que en lugar de tirarlos al caño deberían destinarse a programas sociales.

La trampa estriba en que esos recursos ahorrados no paliarían la pobreza y sí incentivaría fondear aquellos programas de la 4T que tienen como soterrado propósito crear y mantener a un ejército de adeptos para usarlos en causas electorales.

Así las cosas, en caso de que se aprobará el dictamen de reducción de prerrogativas, los partidos políticos de oposición perderían por dos frentes: uno, el económico al dejarlos prácticamente con recursos para sostener solo su gasto corriente; dos, al ver crecer las filas de adeptos de la 4T.

El recorte no solo afectaría a los adversarios políticos del régimen como el PAN, PRI, PRD y MC, sino que también dejaría sin canicas a los aliados como el PT, PES y PVEM quienes correrían el riesgo de perder su registro a nivel nacional.

Es una lucha perdida para la causa de Morena, aunque dirán algunos que también pierde al país al seguir manteniendo una enorme carga al erario público que a final de cuentas no tiene ningún beneficio para México y puede que tengan razón, sin embargo, hacerlo en estos momentos es garantizar que Morena siga gobernando el país por los menos hasta 2030.

De ese tamaño sería el impacto y aunque después de la desastrosa gestión de López Obrador, todo puede suceder en 2024 o quizá antes con la nefasta revocación de mandato.

Existe una propuesta del PVEM que estriba en que a todos los partidos políticos se les asigne los mismos recursos sin importar cuántos votos hayan recibido por parte de la ciudadanía a lo que otros diputados opinaron que es inviable y hasta cándida la postura del Verde, toda vez que la existencia de las agrupaciones políticas debe su razón de ser a la aceptación de la sociedad.

Es menester bajar el costo de la democracia sin afectar la endeble democracia mexicana y sin conceder ventajas al partido gobernante. Si la reducción de prerrogativas se lleva al extremo de reducirla al 50 por ciento, también se le tendría que abrir las puertas de par en par al financiamiento privado con los riesgos que ello conlleva como la participación del dinero del narco que para muchos hoy es una realidad.

REVOCACIÓN DE MANDATO. La aprobación de la minuta que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Constitución en materia de consulta popular y revocación de mandato por parte de la Cámara de Diputados, es una bomba de tiempo que no solo abre la puerta a la reelección presidencial, sino que mantendrá al país en una vorágine electoral para que el presidente en turno se quede o continúe en el cargo, merced no solo a sus méritos y errores, sino de la capacidad de sus adversarios para denostarlo hasta el cansancio. Viviremos polarizados al extremo que estamos hoy y que en algún momento reventará a la endeble paz social.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.