Moctezuma, Ebrard y Romo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Moctezuma, Ebrard y Romo

COMPARTIR

···

Moctezuma, Ebrard y Romo

13/11/2018
Actualización 13/11/2018 - 14:47

En medio de la vorágine económica y financiera provocada por la iniciativa de Ricardo Monreal y el desmentido en automático que hiciera el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, que ha colocado al peso contra la pared, en una depreciación del 5.0 por ciento, y el desplome de la Bolsa de Valores más pronunciado en siete años, se ha filtrado un audio que da cuenta de algunas revelaciones que hace Fernando González Sánchez en torno a Elba Esther Gordillo.

De acuerdo con el portal La Silla Rota, de Roberto Rock, el audio corresponde a una plática que ocurre entre el yerno de la maestra, Pedro Torres y otros productores, en donde charlan en torno a una serie de televisión que daría cuenta de la vida de la maestra.

En la plática se rinde culto a la controvertida personalidad de la exlideresa magisterial, principalmente en el periplo que significó lidiar con varios presidentes de la República, en particular con Enrique Peña Nieto, quien la encarceló por oponerse a la reforma educativa.

La relevancia de la charla no estriba en la forma en que actúa un personaje que ha merecido el rechazo en la mayoría de las encuestas, que incluso la ubican entre las más aborrecidas del país, el tema fundamental son las amistades que, de acuerdo con lo que señala González Sánchez, han marcado la vida de Elba Esther, como Esteban Moctezuma, Marcelo Ebrard y Alfonso Romo, entre otros prominentes hombres de la vida pública nacional.

El caso no tendría relevancia si se habla de políticos en desuso, o incluso funcionarios de la actual administración, como Miguel Ángel Osorio Chong o Luis Videgaray, ambos citados por el yerno incomodo en el audio, sino porque sus tres amigos son piezas fundamentales en el nuevo gobierno.

Si en una plática de café se dan a conocer algunos pormenores de las amistades que marcaron a la maestra, qué más se podría esperar en la serie de televisión, o más aún, investida nuevamente con el poder que representa el control del SNTE, el sindicato que más agremiados tiene en América Latina.

Reproduzco algunos párrafos de la nota publicada en La Silla Rota:

“El yerno de Gordillo describe a lo que llama ‘los cuatro amores’ de la maestra: Marcelo Ebrard, Esteban Moctezuma, Jorge Castañeda y Jorge Kahwagi, padre. Pero es otro amor, de admiración intelectual, creo yo (dice Fernando González), son los autores de la primera transición… y las cosas de la vida, ambos van a ser secretarios de Relaciones Exteriores y Educación en el gobierno del presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

“González menciona la amistad de Gordillo con Alfonso Romo, quien va ser jefe de la Oficina de la Presidencia. Ellos son amigos desde los 80”.

Ignoró qué tanto abona un personaje como la maestra al proyecto de López Obrador, lo que es un hecho es que más allá de la cancelación, por ejemplo, de la reforma educativa, es menester propiciar un ambiente laboral cohesionado en las filas del magisterio, que redunde en una educación de calidad, además de respetar la voluntad de los mentores del SNTE en cuanto a la elección de su dirigencia.

Desconocemos si la serie de televisión se llevará a cabo, lo que se sabe es que, efectivamente, hay voces en el nuevo gobierno que se oponen a que se produzca, empero si nos vamos con lo que señala el yerno, será totalmente contraproducente para los intereses de los colaboradores de AMLO que se mencionan en la grabación.

No sólo Fernando González conoce bien a la maestra y tiene toda su confianza, a grado tal que lo encumbró en varias posiciones en los gobiernos de Vicente Fox y de Felipe Calderón; aquellos que gozan de su amistad saben a la perfección de su carácter iracundo y perversa inteligencia.

Una persona obnubilada por el poder, ofuscada por la venganza y la revancha, no responde a la lógica del político con un compromiso superior.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.