Mercado negro e impacto en la economía
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mercado negro e impacto en la economía

COMPARTIR

···
menu-trigger

Mercado negro e impacto en la economía

16/01/2019
Actualización 16/01/2019 - 13:19

Ahora resulta que el desabasto de gasolina en varias entidades del país ha creado un mercado negro, en donde el litro a domicilio cuesta por lo menos 35 pesos y es proporcionado por personas que están en la economía informal, o aquellas desempleadas que pueden formarse con sus bidones en mano y esperar pacientemente a que los despachen, o se transportan a los estados en donde se expende regularmente la gasolina y la trasladan a donde hay escasez.

Es cierto, hay una gran especulación en el mercado debido a que la demanda se ha incrementado y no por los consumidores habituales, sino por aquellos que están teniendo pingües ganancias por la reventa.

Ellos, por conveniencia propia, apoyan que la guerra emprendida por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se prolongue, ya que por ello continuarán con su negocito.

Para todos es urgente que la estrategia empleada para combatir el huachicoleo deje de castigar al consumidor final de la gasolina, ya que son los que mueven la economía.

El impacto por el desabasto es brutal a la economía del país. Diversos sectores productivos sufrieron un parón en sus actividades que necesariamente va a impactar en el PIB, en la generación de empleos y, por supuesto, en la inflación.

Mientras más se alargue la crisis más severo será el golpe a la economía, que se verá reflejado en los indicadores macroeconómicos y, lo más grave, en los bolsillos de todos, particularmente en aquellos que menos tienen.

La paradoja del asunto es que, por una parte, de acuerdo con las recientes encuestas, mientras que la mayoría de las personas apoya las medidas llevadas a cabo por AMLO para combatir el huachicoleo, por otro lado, las clases media y baja padecerán los efectos debido al encarecimiento de los productos y al desplome en la generación de empleos.

No es poca cosa haber parado la economía de varios estados, entre ellas la capital del país. Con el desabasto se rompió el círculo virtuoso de la productividad.

Tan solo la Coparmex estima que las pérdidas ascienden a cinco mil millones de pesos en tres estados de la República, habría que sumar las que se vayan acumulando.

No hay una persona honrada que se oponga al huachicoleo, eso es un hecho contundente, pero al gobierno federal le falló totalmente la estrategia para surtir del vital energético a la población ante el cierre de varios ductos. La impericia e incapacidad mostrada por funcionarios bisoños que llegaron a sus posiciones criticando desde la oposición todo lo que se hacía desde anteriores gobiernos, ahora son los responsables del daño y continúan escupiendo para arriba.

No es lo mismo ser borracho que cantinero.

Estamos en un punto de inflexión en donde de seguir el desabasto de gasolina se recrudecerá el impacto. Si continúa por lo menos una semana más el estropicio será irreversible, a decir del presidente de Coparmex, Gustavo de Hoyos.

También la Cámara Nacional de Comercio alertó que si se mantiene la crisis de distribución puede haber problemas de abasto de alimentos.

El simple anuncio de que el gobierno de López Obrador va a comprar 500 pipas causó escozor, ya que significa que no se va a regularizar la situación en los próximos días.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.