La reelección: intención soterrada
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La reelección: intención soterrada

COMPARTIR

···

La reelección: intención soterrada

12/09/2019

Mientras más insiste el presidente López Obrador que no se va a reelegir en la presidencia, más crece el resquemor porque ocurra lo contrario. Los hechos contradicen a sus palabras.

Vayamos por partes: “Soy maderista, no reelección…No tengo esa intención no me voy a reelegir, es un asunto de principios, que es lo que estimo más importante en mi vida, no soy un ambicioso vulgar”, declaración impecable, pero, resulta que la revocación de mandato en la que está obstinado y que seguramente se cristalizará en el 2021, luego de las elecciones intermedias, llamará a los votantes a las urnas para preguntar si se queda del 2022 al 30 de septiembre del 2024 o se va a su rancho, este ejercicio además de ocioso y oneroso es totalmente absurdo, salvo que haya una intención soterrada en esa terquedad.

El mismo argumento que usó Hugo Chávez en Venezuela cuando apenas era candidato y pidió el referéndum revocatorio para quedarse o no en el poder cuando fuera presidente y que a la postre permitió perpetuarse hasta su muerte. Fue presidente del 2 de febrero del 1999 a 2013. Nicolás Maduro ha aplicado la misma fórmula y ya va en su segundo periodo.

De Baja California a Tabasco, de poniente a oriente, un día sí y otro también, en el escenario de la vida nacional se siguen presentando mensajes que de alguna manera hablan de un proyecto reeleccionista que alguien quiere impulsar en el sistema político de México.

En la tierra de Obrador, el diputado local por el partido Morena, Charlie Valentino León, propuso en la tribuna del legislativo la reelección del mandatario López Obrador a partir de 2024, porque a su juicio el tabasqueño es “el mejor presidente que ha tenido el país”. En la argumentación del descocado legislador plantea una reforma constitucional y pide que al artículo 83 de la Carta Magna se modifique para la leyenda que señala el sufragio efectivo y la no reelección, se cambie por el de “sufragio Efectivo, sí reelección”.

En Baja California, el legislativo local modificó la constitución estatal para ampliar el periodo de gobierno de gobernador electo Jaime Bonilla, quien fue elegido para un periodo de dos años y a los diputados se les ocurrió que era mejor que ese gobierno, que por cierto aun no inicia, dure cinco años, y eso también habla querer ampliar un mandato por encima de lo que señala la Carta Magna.

En la actualidad pesa más una carta notariada que la propia Constitución ya que el compromiso de no reelección de AMLO, plasmado en un texto, tuvo que dar fe un notario público.

En todas las acciones torales del este gobierno subyace el tema de la reelección. Veamos la conformación del Presupuesto 2020, la mayor parte del gasto, luego los costos de la deuda y pensiones y jubilaciones, se destina a los programas sociales que representan la base político-electoral de la 4T.

La orientación del presupuesto tiene un sentido social, es lo que dicen los panegíricos, si así fuera no hubieran terminado con estancias Infantiles, comedores comunitarios, apoyos a adultos mayores, medicamentos, becas y sígale sumando programas, estimado lector.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.