La codiciada mayoría calificada
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La codiciada mayoría calificada

COMPARTIR

···
menu-trigger

La codiciada mayoría calificada

20/12/2018
Actualización 20/12/2018 - 15:06

Hasta ahora se dieron cuenta los legisladores de Morena y aliados que la soberbia que da tener una mayoría en el Congreso no sirve a la hora de transformar el texto constitucional. 179 votos, de un total de 500 en la Cámara de Diputados, pueden ser pocos vistos de manera simple; sin embargo, para los propósitos de un proyecto transformador, como lo propone la actual administración federal, pueden ser suficientes para detenerles cualquier intento de modificar la Constitución, como es el caso de las iniciativas de contrarreforma en materia judicial o Guardia Nacional.

En la Cámara de Diputados sus integrantes aprobaron el Paquete Fiscal con 295 votos a favor y 179 en contra, lo que significa que el grupo parlamentario de Morena y sus aliados tendrán que hacen un trabajo fino en lo político, si es que no quieren llevarse una sorpresa a la hora de presentar al Pleno propuestas de modificaciones constitucionales.

Si no alcanzan la mayoría calificada no hay forma de emprender reformas de gran calado.

Es cierto, el máximo ordenamiento jurídico del país establece en su artículo 135 que las reformas a la Carta Magna se considerarán aprobadas con el voto de las 2/3 partes de los legisladores presentes; es decir, si en una sesión han pasado lista 400 legisladores, es sobre esa cifra que se contabilizan las dos terceras partes.

Ahora bien, en un caso hipotético de que en una sesión para votar una modificación constitucional exista una asistencia de 500 diputados, lo cual suena bastante improbable por las cotidianas inasistencias de nuestros legisladores, pero suponiendo sin conceder que se dé el caso, y también suponiendo que los 179 legisladores que votaron en contra del Paquete Económico sigan manteniendo su voto en contra de una mayoría que hasta ahora no los han querido tomar en cuenta en sus argumentos, entonces el bloque opositor estaría en posibilidades de atajar toda propuesta con miras a modificar la Constitución.

Qué sigue en este escenario en donde la aritmética juega a la hora de configurar el Pleno del Congreso de la Unión, donde los grupos parlamentarios de Morena en el Senado y en la Cámara de Diputados, junto con sus aliados, son mayoría y pueden lograr victorias como es el caso del Paquete Económico, donde se requirió de una mayoría simple, pero en el caso de sufragios para modificaciones constitucionales se necesita talante político, negociación y una asistencia puntual de los promotores de estas iniciativas para alcanzar la codiciada mayoría calificada.

Las variables o escenarios son muchos a la hora de una modificación constitucional en el Congreso de la Unión, pero es muy importante partir de la lógica de que en Diputados se requieren 334 votos y en el Senado 85, por lo que en este momento no tienen Morena y sus aliados los votos suficientes para llegar a esa cifra mágica.

Lo cierto es que mientras no salga el Paquete Económico no se subirá ningún punto constitucional, lo que significa que el bloque opositor (PAN, PRI, PRD y MC) está forzando al presidente López Obrador y a las bancadas de Morena y aliados a sentarse a negociar y eso, desde el punto de vista que se vea, es bueno para el país y para el régimen democrático.

Por lo pronto, Ricardo Gallardo Cardona, coordinador del grupo parlamentario del PRD, ha subrayado que la bancada mayoritaria debe hacer valer su representación con diálogo, con fundamento, no con agresiones verbales ni físicas, porque eso está echando a perder el trabajo legislativo y está poniendo en riego el tema de la Guardia Nacional y otros que son fundamentales para que se logre la 4T.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.