La bota sobre el cuello (2)
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La bota sobre el cuello (2)

COMPARTIR

···
menu-trigger

La bota sobre el cuello (2)

09/12/2019
Actualización 09/12/2019 - 14:53

Tuvo que venir la orden desde Washington para tirar del altar de la patria a Evo Morales, y cuando ya se aprestaban a mantenerlo en sus gastos los diputados de Morena, ¡zas!, que sale corriendo sin mediar explicación alguna.

La salida del dictador boliviano se da como resultado del encuentro que tuvo el presidente Andrés Manuel López Obrador con el fiscal de Estados Unidos, William Barr, el jueves pasado, además de otras concesiones que hizo el gobierno de la 4T.

Mientras que en la versión de las autoridades mexicanas la reunión sirvió para afianzar la cooperación bilateral en asuntos de seguridad, lo cierto es que el paquete de peticiones por parte del gobierno de Donald Trump incluyó, entre otros aspectos,  la salida del mandatario de Bolivia.

Paralelamente, también se le hicieron adecuaciones al T-MEC para dejarlo al gusto de nuestros vecinos del norte. El amarre realizado entre Robert Lighthizer, representante de comercio, y Jesús Seade subse de SRE, solo estaba esperando la venia de sus jefes para mandarlo a la Cámara de Representantes de EU.

Se habla de una negociación entre ambos gobiernos cuyo contenido se va desgranando por los hechos cotidianos, sin embargo lo que subyace es que Trump ya le tiene tomada la medida a AMLO y como lo hemos mencionado en repetidas ocasiones, “sin querer queriendo” el tabasqueño participa en la campaña electoral para la reelección de Trump.

Habría que recordar de la movilización de las tropas mexicanas hacia la frontera sur para contener la ola de migrantes ilegales procedentes de Centroamérica, otorgándole esa divisa al candidato republicano para avanzar en sus propósitos.

Por supuesto, si algún iluso cree que con haberse salvado de clasificar a los cárteles de la droga como terroristas, se evitó la incursión de los agentes de las agencias de seguridad e inteligencia de aquel país, pues está totalmente equivocado, ya que veremos en territorio nacional con mayor frecuencia la visita de ellos.

¿Qué sigue? Como una constante, el doble discurso desde Palacio Nacional, uno el del México ficticio sobre que la relación con Estados Unidos es de color de rosa por la actitud respetuoso del mandatario de ese país hacia la soberanía de México; en la otra pista, la presión de la bota del 'imperio yanqui' sobre el cuello del titular del Ejecutivo  federal, que se pliega a los designios de su similar.

Tal como ocurre a nivel nacional se replica en la CDMX: cero crecimiento económico y la crisis de inseguridad, en donde el sector más lastimado son las mujeres. En una retahíla de 'logros' y de deslizar culpas a otras administraciones queda de manifiesto que ese avance quedó marginado cuando observamos que el secuestro extorsivo subió 115 por ciento; la extorsión, 76.4; los delitos contra la libertad y seguridad sexual, 50.8; trata de personas, 130.9 por ciento; corrupción de menores (80.3); y el robo a negocio, 14.8 por ciento.

Son solo algunos datos que dan cuenta de la inoperancia en este rubro del gobierno de la 4T en la capital del país.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.