menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La autonomía e independencia del PJF, en peligro

COMPARTIR

···
menu-trigger

La autonomía e independencia del PJF, en peligro

24/10/2018

El propósito del nuevo gobierno es someter al único Poder de la Federación que se defiende para mantener su autonomía e independencia: el Poder Judicial. Para ello promueve desde el grupo parlamentario de Morena en el Senado, un paquete de iniciativas que, con el señuelo de actualizar el marco jurídico rumbo a la Cuarta Transformación, pretende reformar la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Los objetivos que se buscan son: impulsar la paridad de género entre hombres y mujeres nombrados como jueces y magistrados; la rotación de jueces de distrito y magistrados de circuito, con ello pretenden poner freno a la generación de intereses personales, contrarios a las funciones de jueces y magistrados y acabar con el nepotismo.

El paquete legislativo que promueve el senador Ricardo Monreal está motivado por un diagnóstico impreciso, con deficiencias metodológicas, especialmente la que se refiere al nepotismo, cuyo estudio se ha hecho pasar por un ejercicio académico, cuando en realidad fue realizado de manera parcial por un integrante del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), que en su momento fue presidente del Tribunal Superior de Justicia de Monreal, durante su gestión como gobernador de Zacatecas.

Esto habría motivado al CJF hacer su propia investigación, anunciada recientemente, para contar con información confiable y precisa para atender posibles irregularidades en las contrataciones de personal.

Varios de los cambios que se pretenden aprobar vulnerarían la autonomía e independencia del Poder Judicial de la Federación (PJF). Por un lado, por la manera en que se han construido, sin consultar ni pedir la opinión al propio PJF, como suele hacerse cuando se trata de cambios entre Poderes de la Unión.

Por otro lado, la intervención en temas relacionados con designación, rotación, evaluación y promoción de funcionarios, va en contra de los estándares y criterios internacionales que se requieren para garantizar la independencia judicial con relación a otros poderes, como lo ha expresado la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

En el caso particular de la rotación, existe un claro riesgo de emparejar la rotación de juzgadores con los tiempos de elecciones y cambio político, lo que sería una regresión

La propuesta relacionada con los controles de confianza, destaca por el planteamiento de medidas similares a las de funcionarios relacionados con la seguridad nacional, que no se utilizan para otros funcionarios públicos del Ejecutivo ni del Legislativo.

Llama la atención que al ser cuestionados otros legisladores de Morena en relación a las reformas a la Ley Orgánica del PJF, aclaran que se trata de una agenda personal, no del partido ni del gobierno entrante.

Monreal promueve las iniciativas haciendo pasar el tema como una prioridad para Morena; sin embargo, no se encuentra en el acuerdo de la Junta de Coordinación Política del Senado, en la que se estableció la agenda para el primer periodo de sesiones, acuerdo que por cierto no fue firmado por Monreal, sino por la senadora Marybel Villegas, en representación del grupo parlamentario de Morena.

Lo que más ha molestado a los morenistas es que Monreal hace suya una agenda de la derecha, a través de su alianza con el panista Felipe Borrego Estrada.

De ninguna manera los integrantes del Poder Judicial van aceptar la injerencia y el atropello que se pretende hacer desde el Senado, y efectivamente ya establecieron contacto con las instancias internacionales en la materia, para salvaguardar su independencia y autonomía.

Al respecto, ya hay antecedentes en América Latina. En Argentina, un grupo de juristas denunciaron, ante la ONU, al presidente Mauricio Macri por haber vulnerado la independencia del Poder Judicial de esa nación.

La denuncia contra el Ejecutivo fue por “hechos reveladores de una clara política de Estado de dominación y control del Poder Judicial por parte del mandatario argentino”.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.