Hacia un sistema parlamentario
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Hacia un sistema parlamentario

COMPARTIR

···

Hacia un sistema parlamentario

30/01/2018
1


Parlamento Grecia
,

“Vamos por una modificación profunda del artículo 102 constitucional”, anunciaron enfáticos los precandidatos a la presidencia de la República, el panista Ricardo Anaya, y a la jefatura del Gobierno de la Ciudad de México, la perredista Alejandra Barrales, en el marco de la reunión plenaria de los senadores de la bancada parlamentaria de Acción Nacional, con quienes se reunieron para definir los temas de la agenda legislativa que impulsarán en el segundo periodo ordinario del último año de ejercicio de la LXIII Legislatura.

Y no es para menos, lo que los unió como coalición parlamentaria fue la oposición al nombramiento de lo que llamaron 'fiscal carnal', y que no es otra cosa sino la figura que, de acuerdo con la reforma política-electoral promulgada en febrero de 2014, ya debería estar en funciones en sustitución del actual procurador general de la República. Pero a falta de consensos amplios en la Cámara alta ni hay fiscal ni acuerdos al respecto, y no se ve que éstos vayan a llegar antes de que concluya el actual proceso electoral.

Lo contradictorio de la propuesta es que al detener el referido nombramiento, se obstaculizaron otros más de todo un andamiaje legal claramente establecido para la implementación del nuevo Sistema Nacional Anticorrupción, como es el caso del fiscal anticorrupción y los magistrados en la materia, además del titular de la Auditoría Superior de la Federación, eso en tanto las banderas de mayor oferta política siguen siendo el combate a la corrupción y a la impunidad.

Frente a sus pares, pero del PAN, el coordinador de la bancada del PRD, el senador Luis Sánchez, deslizó otro tema que habrán de impulsar para su análisis y discusión en la Cámara alta. “Tenemos la oportunidad histórica de conformar el primer gobierno de coalición”, y hasta propuso vislumbrar la posibilidad de “transitar hacia un sistema parlamentario o semiparlamentario”, idea que secundó el líder nacional de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, y dijo que desde la coalición Por México al Frente se sentarán las bases de un nuevo régimen.

La precandidata del PRD, Alejandra Barrales, resaltó que la unión de estos partidos inició con un “sí se pudo” y continuará con “sí se va a poder”, para ganar no sólo la presidencia, sino cambiar el rumbo de la política del país con un nuevo régimen. Y dijo que bajo esa premisa esos tres partidos se pusieron de acuerdo para reinventarse e incluso ser disruptivos, porque, añadió, “lo que cuenta son los proyectos, y donde las apuestas personales se dejan a un lado”. Idea que seguramente en más de uno de los presentes retumbó en sus mentes, al recordar que bajo esa fórmula los proyectos personales son los que han triunfado.

No hay que olvidar que desde las dirigencias nacionales del PAN y del PRD, los ahora precandidatos, Ricardo Anaya a la presidencia y Alejandra Barrales al GCDMX, impulsaron proyectos políticos a título personal, y si no que le pregunten a la aspirante presidencial por la vía independiente, Margarita Zavala, prominente militante panista que tuvo que renunciar a su partido al no encontrar espacio de participación en lo que consideró un “PAN secuestrado”, y no se diga el mal momento que le jugaron a Miguel Ángel Mancera, donde su dirigente nacional no sólo no lo apoyó en sus legítimas aspiraciones, sino que a cambio ella recibió el apoyo de sus aliados para la candidatura que tiene.

Las cosas han cambiado, de los agravios contra algunos cuadros dirigentes nadie se acuerda y tampoco quieren recordar temas que antes los dividían, como es el caso de los matrimonios gay, el aborto necesario en mujeres que hayan sufrido violación, la reforma energética, consumo medicinal de la mariguana y otros que históricamente eran sinónimo de acaloradas discusiones y desencuentros entre esas siglas partidistas, al grado incluso de llegar a los golpes por la radicalidad de sus ideas.

Hoy están en campaña, y en ellas caben todo tipo de simulaciones, incluso hasta para decirse 'precandidatos', porque para nadie hay duda de que Ricardo y Alejandra son ya candidatos; o cómo debemos procesar aquello de que con ellos los tres partidos aludidos van a ganar la presidencia y el gobierno capitalino, entre otros cargos. En fin, los tiempos electorales así son, promesas por todos lados, y en ello ningún partido o aspirante escapa.

También te puede interesar:
Plenarias con suplentes y sin acuerdos a la vista
Chihuahua, atrapado entre la ineptitud y la política
​Reglamentar gobiernos de coalición

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.