Fonden y Fopreden deben fortalecerse
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Fonden y Fopreden deben fortalecerse

COMPARTIR

···
menu-trigger

Fonden y Fopreden deben fortalecerse

25/05/2020

Los desastres no vienen solos y dependiendo de su fuerza e intensidad se requiere contar con los recursos presupuestales suficientes para hacerles frente.

EL terremoto de 1985 agarró pasmado al gobierno de Miguel de la Madrid y si no ha sido por apoyo solidario de la población, aquello hubiera sido no una tragedia, sino una hecatombe porque el presidente se ocultó y no había recursos públicos para paliar el desastre.

Debido al cambio climático, los desastres por fenómenos naturales aumentarán en cantidad e intensidad, afectando principalmente a las regiones en donde residen sectores de la población con menos recursos, ante ello, el gobierno de López Obrador ha optado, aún el riesgo, por desaparecer los 44 fideicomisos en donde están el Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y el Fondo para la Prevención de Desastres Naturales (Fopreden), con el argumento de atender la pandemia, lo cual resulta contradictorio y hasta ridículo.

Como pretender atacar una contingencia, despareciendo fondos que se han creado para atenderlas.

El meollo es que al gobierno de la 4T no le alcanza el dinero público para atender la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, Dos Bocas y el Tren Maya, además de fondear sus programas político-asistenciales, que requieren fortalecerse porque ya vienen las elecciones intermedias del próximo año.

Y ahora con la pandemia en donde van más de 50 mil muertos contagiados por el Covid-19, no obstante las mentirosas cifras oficiales que hablan de siete mil, pues se requiere una cantidad similar a la que distrae AMLO en las obras y programas antes descritas para atender la crisis de salud y otra cantidad similar para atenuar los impactos del desplome del PIB, aunque como ya no va servir de indicador entonces veremos con qué nuevas medidas el gobierno enfrentará la pérdida de poco menos de un millón de empleos formales.

El manejo del presupuesto de la Federación lo utiliza el presidente a su casi libre arbitrio y ahora cuando se requiere atender en su salud a cientos de miles de mexicanos, se opta por ignorarlos y mejor dedicar el dinero de los impuestos a obras que no representan ningún beneficio para el país.

La iniciativa presentada el pasado 20 de mayo ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión que propone extinguir 44 fideicomisos, entre ellos el Fonden y Fopreden, resulta por demás incongruente, el pretender destinar recursos para atender la emergencia sanitaria por el COVID-19, a costa de eliminar fondos que se crearon precisamente para prevenir y atender emergencias y desastres, sobre todo en zonas marginadas del país.

Estos fondos requieren más recursos y no desaparecerlos en aras de caprichos que buscan no proteger a la población, sino de fortalecer el proyecto político del presidente de la República.

Por ello la Junta Directiva de la Comisión de Protección Civil y Prevención de Desastres de la Cámara de Diputados se pronunció por mantener los fondos de Desastres Naturales y para la Prevención de Desastres Naturales en virtud de que permiten preservar y garantizar la vida de las personas y desde luego sus derechos humanos.

Resulta inconcebible que se desmantelen las instituciones y partidas presupuestales que se han creado para atender a todos los mexicanos sin distingo de filias y fobias partidistas en aras de fortalecer un proyecto político que solo busca perpetuarse en el poder.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.