“Es una locura hacer elecciones”
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

“Es una locura hacer elecciones”

COMPARTIR

···
menu-trigger

“Es una locura hacer elecciones”

15/07/2019

Ya instalados en el poder los criterios cambian y las convicciones se alteran. Antes eran los paladines de la democracia y la alternancia, ahora declaran que es una locura hacer elecciones. Esta postura de Yeidckol Polevnsky de inmediato fue descalificada tanto por sus adversarios como sus correligionarios, como Porfirio Muñoz Ledo y Tatiana Clouthier, quienes arremetieron contra la ampliación de mandato de dos a cinco años del gobernador electo Jaime Bonilla, y de paso fustigaron a la lideresa nacional de Morena.

Precisamente ese es el quid del asunto: pasarse por alto los ordenamientos constitucionales.

Para nadie es un secreto que para la jerarquía de Morena lo relevante es mantenerse en el poder, con la figura de la reelección, o con la ampliación inconstitucional de mandatos, o con consultas a mano alzada, o el tan manoseado tema de la revocación de mandato.

La declaración de Polevnsky ya de suyo es alarmante: “Hay que analizar bien el tema desde todos los puntos de vista… pero es una locura hacer una elección cada dos años”.

Este tipo de posicionamientos son los que tienen molesto a amplios sectores del partido en el poder, por lo que el relevo al frente de Morena es inminente.

La hija de Manuel Clouthier apuntó acertadamente de forma cantinflesca: “Es una elección en una sola ocasión. No siempre la democracia y el bien mayor y los poderes deben estar por encima de salidas falsas. Se votó por dos años”.

Quien sí es bastante claro, contundente y valiente es el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, quien calificó como un hecho “gravísimo” e “insólito” la reforma constitucional que amplía el periodo del próximo gobernador en Baja California, por lo que propuso que el Congreso de la Unión presente una controversia constitucional al respecto.

“Es una ruptura con la Federación. Es una ruptura del pacto constitucional, una cosa insólita”, dijo el experimentado político.

El Congreso local de Baja California aprobó, el 9 de julio pasado, una reforma constitucional local que amplía el periodo del próximo gobernador de la entidad, de dos a cinco años.

“Hay que entrarle juntos (ambas Cámaras del Congreso de la Unión), mediante una controversia constitucional, para reconstruir la Federación en el Estado”, advirtió Muñoz Ledo, al tiempo de agregar que “si hay una controversia constitucional, yo sería partidario de una comisión investigadora” de cómo se procesó la reforma.

Abundó que hay dos vías más para solucionarlo: “La acción de inconstitucionalidad, que cualquier interesado en Baja California puede intentar”, y “la desaparición de poderes, que está contemplada en la fracción quinta del artículo 76 de la Constitución”.

Explicó que las controversias constitucionales corresponden al Congreso de la Unión; mientras que la desaparición de poderes al Senado de la República, de acuerdo con lo establecido en la fracción quinta del artículo 76 de la Constitución Política, y a lo previsto en la ley reglamentaria del 28 de septiembre de 1978.

Más allá de Baja California y el desencuentro de visiones entre morenistas, subyace el hecho del choque que existe entre la fracción de los expertos y conocedores, contra la bisoños y estúpidos. En el primer grupo están, por ejemplo, Carlos Urzúa, Germán Martínez, Muñoz Ledo y Ebrard, por citar algunos; en el segundo grupo usted, estimado lector, ponga los nombres que quiera. El hecho es que están dañando a las instituciones y vulnerando el Estado de derecho y el régimen democrático con las decisiones que toma este segundo grupo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.