El Día del Presidente (priista)
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El Día del Presidente (priista)

COMPARTIR

···
menu-trigger

El Día del Presidente (priista)

01/07/2019
Actualización 01/07/2019 - 15:05

En los tiempos donde la zalamería era condición indispensable para estar cerca del presidente de la República, se estableció que el día del Informe (1 de septiembre) fuera el momento más grandioso de su gestión. Así se suspendían las clases y labores de la burocracia, las empresas sólo trabajaban mediodía para que todos estuvieran pendientes de lo que el titular de Poder Ejecutivo dijera a la nación; para ello se transmitía el evento de principio a fin, en el mejor de los casos dos horas, y en el peor hasta 300 minutos, en los cuales todos los políticos y los expertos en las mesas de discusión se deshacían en halagos y adjetivos al presidente de la República, faltaba más.

Los medios de comunicación de ese entonces, impresos y electrónicos, dedicaban todos sus espacios noticiosos a ensalzar los notables logros de la gestión presidencial. Era tratado como un dios o como un emperador.

El mejor ejemplo de estas prácticas dictatoriales fue con Luis Echeverría y con José López Portillo.

Entre porras, alabanzas y aplausos, la figura presidencial detenía al país una vez al año: cada 1 de septiembre visitaba el Congreso de la Unión, al inicio del periodo ordinario de sesiones, para entregar su Informe de Gobierno y dirigir un mensaje que se transmitía en cadena nacional.

La entrega de un informe sobre “el estado que guarda el país” es una obligación que ya se establecía en las constituciones de 1824 y 1857, y que en el siglo XX se convirtió en el 'Día del Presidente'.

Ahora Andrés Manuel López Obrador no sólo desea que vuelvan esos tiempos gloriosos, sino que lo adelanta dos meses, al 1 de julio, y luego seguramente hará lo mismo el 1 de septiembre.

El narcisismo y la demagogia en todo su esplendor.

En los anales de la historia de la humanidad tenemos casos ominosos de manipulación de las masas y su impacto en la convivencia pacífica en el orbe.

El presidente de México prefirió no asistir a la cumbre del G20 para quedarse a organizar su evento conmemorativo por su asunción al poder. Para ello se han dispuesto una serie de acciones, que van desde el macroevento en el Zócalo hasta subir la señal para que el medio de comunicación que así lo desee disponga de ella. Por fortuna se dio marcha atrás a la cadena nacional que se iba a utilizar para transmitir el suceso, ello en clara violación a los preceptos constitucionales, como el artículo 134, que impide promocionar la imagen de los servidores públicos.

Veremos qué cadenas de TV y radio, unos por quedar bien y otros por miedo, transmitirán los 90 minutos que dure el panegírico del presidente López Obrador.

No se necesita adivinar para saber qué dirá AMLO, si consideramos lo que día a día repite. Será una retahíla de mentiras, de buenos deseos y de cifras que buscarán ocultar la cruda realidad: el inicio del sexenio más sangriento, con índices de criminalidad exponencialmente altos. Con un decrecimiento económico de casi 2.0 por ciento en comparación con el año anterior y con el desmantelamiento de la estructura gubernamental que operaba los principales programas sociales, de salud, energía y economía, entre otros.

Hoy veremos un contraste entre un mundo feliz y un México cruento y en franco camino hacia la recesión económica.

Al desaire de la cumbre de líderes mundiales habría que sumarle la afrenta a la sociedad mexicana que padece la inacción y la inexperiencia del nuevo gobierno. Pésimo arranque, se augura un sexenio desastroso.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.