El coronavirus y el gobierno de la 4T
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El coronavirus y el gobierno de la 4T

COMPARTIR

···
menu-trigger

El coronavirus y el gobierno de la 4T

05/02/2020

Es solo cuestión de tiempo para que el virus 2019-nCoV, mejor conocido como coronavirus, se expanda en México y ante ello, solo ha habido declaraciones por parte del gobierno de que todo está bajo control, y de acuerdo al subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, “en este momento está moderado para generar enfermedad”.

En contraste, el mundo está alerta y en buena parte del orbe se aplican los protocolos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En cambio, en nuestro país no ocurre así; un ejemplo, a los estudiantes de Guanajuato que estuvieron varados en China, a su arribo al aeropuerto de la CDMX no se les aplicaron las medidas de control sanitario, se fueron a sus hogares, en lugar de permanecer en la respectiva cuarentena en algún hospital público.

¿El sistema de salud nacional estará preparado para enfrentar una pandemia? Por supuesto que no y ahora menos, con el caos que traen por la transición del Seguro Popular al Insabi, además del desabasto de medicamentos y una planilla de doctores y enfermeras insuficientes para atender la demanda normal.

No solo el sector salud colapsaría; estaríamos frente a una escalada de precios de comida, víveres y de los insumos más básicos; luego, la revuelta social.

En el aspecto económico ya se padecen algunos efectos del virus. El precio del crudo de Texas cayó 2.8 por ciento, a niveles de 50 dólares por barril y en momentos esta cotización ha sido equiparable al colapso financiero de 2008.

China es el mayor importador de petróleo y el segundo mayor consumidor, por lo que la desaceleración de la demanda impactará en los precios del crudo.

Ya la mezcla mexicana de petróleo padece los efectos al perder diariamente valor. Ahora ronda en los 44 dólares por barril.

Así las cosas, en nuestro país se está empezando a conformar la tormenta perfecta: por un lado, el coronavirus que acecha, por otro, la falta de recursos presupuestales y un sistema de salud deficiente para atender la crisis en el sector y finalmente, un gobierno incapaz e inexperto que no tiene idea en dónde está sentado.

En estos momentos las autoridades hacendarias, el sector salud, la Secretaría de Economía y el Congreso deberían ya tener un plan estratégico con apoyo presupuestal para atender la eventual pandemia que toca la puerta; en lugar de ello, el presidente López Obrador usa sus artilugios de prestidigitador para distraer a la opinión pública de los temas sustantivos.

Dirán que el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica está monitoreando en todo el país, sin embargo esto no es suficiente ante la rápida propagación del virus y la carencia de la vacuna.

El gobierno de la autollamada 4T no está preparado para enfrentar al coronavirus y menos la población que en estos momentos debería estar informada sobre qué hacer ante el inminente brote.

No se trata de sembrar el pánico, sino de informar y preparar a la población.

En lugar de bombardear con panegíricos los espacios de radio y televisión, deberían difundir una campaña de prevención básica que contenga las medidas preventivas para evitar el contagio.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.