El circo en el Congreso
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El circo en el Congreso

COMPARTIR

···

El circo en el Congreso

03/09/2019
Actualización 03/09/2019 - 14:41

Payasos, saltimbanquis, malabaristas, prestidigitadores, chapulines y hasta uno que otro jumento, con perdón de estos, se hicieron presentes en el circo de San Lázaro con motivo del inicio del segundo periodo de sesiones de la LXIV Legislatura.

El espectáculo ofrecido por los legisladores fue grotesco y todo por la reelección de Porfirio Muñoz Ledo al frente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados. Con ello, el agravio a la segunda fuerza política, la bancada panista, que al grito de ¡Espurio! pretendió callar las intervenciones del presidente de este órgano deliberativo.

Los insultos, las mentadas de madre e incluso los retos a golpes estuvieron a la orden del día entre los representantes populares, quienes sin recato alguno prohijaban todo tipo de groserías a sus adversarios políticos. Si no me cree, hay que ver lo que le dijo el diputado Vicente Javier Velázquez al inefable Gerardo Fernández Noroña.

Unos, contra Porfirio y López Obrador; otros, contra Felipe Calderón, Borolas, y otros más tenían a Peña Nieto como el objetivo de sus bravatas.

Lamentable a todas luces el espectáculo que ofrecieron los representantes del pueblo, bueno los que fueron, por que hasta eso sólo se presentaron 351 diputados y 73 senadores.

Fue una afrenta a la democracia y a las mismas instituciones, y todo por el agandalle de Morena al mayoritear la reelección, fórmula que ha sido y será el toque distintivo de su paso por la administración pública.

El desdén a las minorías que patentó el PRI lo ha adoptado Morena sin ningún recato y todo en aras de aferrarse al poder y sus canonjías.

El intercambio de puyas estuvo a la orden del día, mientras que desde el estrado Muñoz Ledo alzaba la voz diciendo: “Los gritos no pueden con las ideas”; los panistas clamaban por: “Democracia sí, autoritarismo, no”.

En sesión de Congreso general de la LXIV Legislatura, diputados y senadores de los distintos grupos parlamentarios externaron sus posicionamientos con motivo de la apertura del primer periodo de sesiones ordinarias del segundo año de ejercicio.

Unos, por lo indefendible; otros, fustigando la acción presidencial, el resultado, reputación a la baja y rechazo generalizado de la sociedad.

El senador Ricardo Monreal y el diputado Mario Delgado advirtieron que su bancada no es “una mayoría que aplasta, no somos como eran ellos antes, nosotros dialogamos y escuchamos”.

Del PAN, Xavier Azuara Zúñiga aseveró que México necesita más y mejores demócratas con un rumbo claro y visión de futuro frente a los embates de la regresión y el retroceso, un buen ejemplo y compromiso ético. “No más improvisaciones, discursos y acciones que dividen a la sociedad”.

La senadora priista Beatriz Paredes solicitó discutir a profundidad el cambio de régimen, porque “si se refieren a una reestructuración autoritaria que debilite instituciones y la evolución democrática, no lo vamos a permitir, por lo que convoco a un pacto nacional para erradicar la violencia y establecer la seguridad ciudadana”.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.