Contra gobernadores de oposición
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Contra gobernadores de oposición

COMPARTIR

···
menu-trigger

Contra gobernadores de oposición

18/12/2019

En eso de repartir culpas la Cuatrote se pinta sola, ahora ya sacaron la lista de los gobernadores que menos asisten a las reuniones de seguridad estatales, sin embargo si tan solo fuera por asistencia, pues el tema de la inseguridad estaría resulto en el país, De hecho, el presidente López Obrador presumió que él atiende el tema porque a diario encabeza una reunión de 6 a 7 de la mañana y párele de contar. Esta información contrasta con los datos duros del primer año de su gobierno que ha sido el más sangriento de los últimos 40 años.

No señores, la inseguridad pública no se arregla con el síndrome de las “juntitis” ni con estigmatizar a los gobernadores que no asisten a las reuniones y que por “casualidad”, la lista de faltistas la componen solo jefes de ejecutivos estatales de oposición: cuatro panistas, un perredista y un priista.

Combatir a la inseguridad requiere un trabajo coordinado entre los tres niveles de gobierno y los tres poderes de la Federación, y no culpar a los gobernadores, sobre todo cuando la mayor responsabilidad la tiene el gobierno federal, en virtud de que reparte el presupuesto a las entidades federativas y tiene el control sobre las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional.

El presupuesto va en sentido contrario a lo que se dice en el discurso oficial.

Los gobernadores que no son de Morena y aliados se quejan de que les han acotado los márgenes de maniobra en el tema de seguridad debido precisamente a que los incrementos en el presupuesto son insuficientes para sus entidades, en virtud de que las demandas y reclamos, así como las necesidades que atender son mayúsculas frente a las dádivas que da la Federación.

Los mandatarios estatales de Campeche, Miguel Aysa González, gobernador sustituto al dejar el cargo el priista Alejandro Moreno Cárdenas; y Silvano Aureoles (PRD), de Michoacán, han denunciado que no se mide con el mismo rasero que otros gobernadores que pertenecen al partido en el poder.

Y qué decir de los panistas Francisco Domínguez (Querétaro), Diego Sinhue Rodríguez (Guanajuato), Francisco Javier García Cabeza de Vaca (Tamaulipas) y Martín Orozco (Aguascalientes), que están de sobra molestos por el criterio partidista que se usa de la SHCP, que comanda Arturo Herrera, en el reparto del presupuesto, que si bien es cierto buena parte está etiquetado, también es una realidad que la celeridad y las reasignaciones presupuestales cuando se trata de sus estados, caen el tortuguismo y burocratismo.

Estos son los gobernadores que están en la lista negra de AMLO, en materia de seguridad.

Cree estimado lector que con ajusticiar mediáticamente a estos gobernadores mejorará la seguridad es esos estados; por supuesto que no, sería mejor establecer en los hechos una adecuada, funcional y respetuosa coordinación institucional, así como la liberación expedita de las partidas presupuestales que les corresponden.

Para el 2020 en el Congreso prefirieron privilegiar la política social (electoral) de AMLO y sus tres magnas obras: Tren Maya, Santa Lucía y Dos Bocas, que atender el mayor problema que padecen los mexicanos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.