Con alfileres, el proyecto de AMLO
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Con alfileres, el proyecto de AMLO

COMPARTIR

···
menu-trigger

Con alfileres, el proyecto de AMLO

08/01/2020

Aparentemente el 2020 es un año sin sobresaltos políticos, sin embargo, es el periodo de preparación para llegar con cartas ganadoras rumbo al 21, elecciones intermedias, en donde se renovará la Cámara de Diputados federal, amén de 14 gubernaturas y más de mil 700 puestos de elección popular a nivel nacional.

Sin una oposición de peso, Morena presenta escisiones internas de relevancia que le pasarán factura por parte de los votantes y por supuesto a su jefe máximo, aunque éste trate de desmarcarse.

Existen diversos factores que incidirán en las preferencias electorales en torno a las intermedias, que van desde la eficacia del gobierno en temas como el combate a la inseguridad pública, la economía, la estabilidad social y la misma gobernabilidad, hasta la aparición de nuevos actores políticos, a través de los nuevos partidos políticos que el INE avalaría en función del cumplimiento de todos los requisitos que mandatan los ordenamientos en cuestión.

Estamos hablando del partido político de Margarita Zavala y Felipe Calderón, el del SNTE, de Alfonso Cepeda Salas y otras organizaciones ubicadas en el ámbito religioso.

Como amenazas al orden político y de gobernanza, está el proceso electoral que se vivirá con toda intensidad en Estados Unidos, en el cual Donald Trump tiene considerado a México y su gobierno como un “aliado obligado” en su proyecto reeleccionista.

Los conflictos internacionales en donde nuestro vecino del norte juega un papel protagónico, sin duda moverán al país, conforme el oleaje arrecie.

Con un Paquete Económico 2020 endeble, en virtud de que los ingresos estimados no llegarán a cristalizarse y en contraparte las presiones al mismo presupuesto serán excesivas, sobre todo por las ocurrencias del titular del Ejecutivo federal que inventa nuevos programas que conllevan relevantes recursos económicos, verbigracia, dos mil 700 sucursales del Banco del Bienestar.

El proyecto de mantener el poder más allá de la frontera sexenal, no obstante que gran parte del andamiaje institucional lo tiene cooptado AMLO, está soportado por alfileres y depende de múltiples variables que buena parte de ellas, está en sus manos, pero otras, no tiene injerencia alguna y sí ponen en riesgo la hegemonía política de la 4T.

El panorama no luce nada halagüeño para México y por ende a su gobierno, por eso AMLO requiere no solo apropiarse de la agenda mediática y pagar encuestas a modo, sino de hechos que generen una narrativa de éxito y bienestar para los mexicanos.

El ejército de simpatizantes que se construye mediante los programas asistenciales, está acotado a los mismos recursos presupuestales y sobre todo a la misma convicción política de los benefactores que si bien es cierto que reconocen a su mecenas, también es una realidad que no están casados con “nadie” y menos cuando en sus localidades permanecen la pobreza, la marginación y la carencia de oportunidades.

Las benditas redes sociales y el activismo de la sociedad son otra herramienta disruptiva a la hegemonía que se pretende imponer y el papel que jugarán en el 21, tal como sucedió en el 2018, serán determinantes.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.