Carta a Santa Claus
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Carta a Santa Claus

COMPARTIR

···
menu-trigger

Carta a Santa Claus

03/06/2019

Ante la amenaza de imponer un arancel de 5.0 por ciento a todas las exportaciones de México hacia Estados Unidos, sólo se contesta con una carta, que parece más dirigida a Papá Noel que al presidente Donald Trump, en la cual se confirma la errónea política exterior que lleva a cabo el presidente López Obrador.

El canciller Marcelo Ebrard encabeza la delegación mexicana que en Washington busca un encuentro con su homólogo y representantes comerciales de aquel país, para tratar de impedir que se aplique esa medida, que de suyo representa un severo golpe a la economía de ambos lados de la frontera.

¿Qué lleva en el portafolio Ebrard para negociar? Absolutamente nada, a no ser el compromiso de refrendar el papel que está jugando nuestro país con el rol de “tercer país seguro”, y con ello convertirse en la aduana que contiene a los miles de migrantes centroamericanos.

A pesar de que se niegue sistemáticamente ello, los hechos confirman que se hace lo que en Washington se ordena, no sólo en el tema migratorio, sino también en una serie de concesiones que están incluidas en el T-MEC.

López Obrador no tiene canicas para negociar ni siquiera una seria amenaza de imponer aranceles a productos norteamericanos, ya no digamos en otros frentes, como podría ser desde el Congreso mexicano o con la comunidad hispana en cuanto a pronunciamientos directos contra la política proteccionista de Trump.

Sólo llamados a la no confrontación y al respeto, empero nada de defender los intereses de los mexicanos y su soberanía.

No se trata de enfrentar al país más poderoso del mundo ni detonar un enfrentamiento que pueda derivar en repercusiones de índole bélica, lo relevante es mostrar una postura firme e irreductible ante sucesos que conllevan serias repercusiones para los mexicanos, como el desempleo.

La misiva obradorista confirma que su gobierno le hace el trabajo sucio a los norteamericanos: “Usted sabe que nosotros estamos cumpliendo con nuestra responsabilidad de evitar, en la medida de lo posible, y sin violentar los derechos humanos, el paso por nuestro país”.

Luego se continúa con una serie de citas de frases y personajes que no vienen al caso para rematar con una advertencia: “Recuerde que no me falta valor, que no soy cobarde ni timorato sino actúo con principios: creo en la política que, entre otras cosas, se inventó para evitar la confrontación y la guerra”, apuntó AMLO.

Con la tibia actitud del gobierno otra vez nuestro país se coloca del lado equivocado de la historia, al convertirse en el alguacil fronterizo de Estados Unidos contra los migrantes centroamericanos, en lugar de mantener una postura digna a favor de los derechos humanos y de los desplazados de esta región, que a decir de los expertos es una de las más peligrosas del mundo.

Mientras que Trump está inmerso en una contienda electoral en la que se está jugando la reelección, por ello buscan vender a sus electores las mismas cartas que puso sobre la mesa hace tres años contra México, aquí sólo se escuchan buenos deseos y citas bíblicas.

El apotegma de Benito Juárez sólo sirve para justificar la incapacidad para enfrentar una seria amenaza para el país y no se aplica, en todo caso, la filosofía juarista completa y a profundidad, sobre todo cuando se trata de preservar la independencia y la autonomía de México, ya no digamos en otros temas como el Estado laico.

Ni en política exterior y menos en la gobernanza interior avanzamos, vamos como los cangrejos. ¿No me cree? Hay que revisar las perspectivas económicas para el segundo semestre y las cruentas cifras en inseguridad pública, entre otros inquietantes temas.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.