Caos total en la atención del Covid-19
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Caos total en la atención del Covid-19

COMPARTIR

···
menu-trigger

Caos total en la atención del Covid-19

21/05/2020
Actualización 21/05/2020 - 15:01

Las cifras oficiales sobre el reporte diario del Covid-19 no resisten la menor compulsa con otras fuentes de información sobre los muertos y contagiados ya que son mucho menor a lo reportado por el subsecretario Hugo López-Gatell.

El tema no dejaría de ser un hecho grave si no fuera porque el caos que prevalece en el sector oficial confunde a la población, quien por un lado, observa que el gobierno anticipa que ya se dominó la curva de contagios y que pronto se regresará a la normalidad y en contraparte, los números de fallecidos y enfermos aumentan día con día, a grado tal que superan en sus momentos pico, a China.

Los mismos gobernadores han puesto el dedo en la llaga al advertir que las cifras oficiales del gobierno federal no concuerdan con las de ellos, en el mejor de los casos están desfasadas dos semanas y otras, de plano no los tienen contabilizados.

Cada vez es más frecuente que ahora sí hay casos del coronavirus en nuestros círculos cercanos de familiares, amigos y conocidos. Esto quiere decir que el fuego ya llegó a los aparejos y si no se observan los cuidados básicos, en cualquier momento será insostenible la situación en hospitales públicos para atender la creciente demanda.

Es criminal lo que está haciendo el gobierno al jugar con las vidas de las personas al mandar mensajes de que ya pronto se volverá a la normalidad y para muestra, en Palacio Nacional no se respetan los protocolos personales básicos de seguridad y protección.

Todavía muchos sectores de la población no creen en el peligro mortal que representa el Covid-19 y menos cuando el gobierno de AMLO desdeña los cuidados y les dice que ya se está saliendo de la crisis y que la bestia está domada. La irresponsabilidad y la falacia están matando a la gente.

La saturación de los hospitales públicos y el nivel de mortandad que resulta es de los más altos del mundo, así como los enfermos del coronavirus entre el personal médico del IMSS, Ssa e ISSSTE, muestra que las cosas se están haciendo no mal, sino terrible.

Lo más grave es que no hay un horizonte cierto hacia el futuro sobre cuándo levantar la contingencia, ya que la propuesta del gobierno federal sobre la semaforización de las regiones del país, nadie las respeta porque sencillamente no tienen un origen técnico científico; se dice que los municipios rurales están en semáforo verde, sin embargo, presentan este resultado por la sencilla razón de que en esas regiones no han aplicado ninguna prueba de detección del virus.

La contradicción en las cifras y mensajes de las autoridades de la 4T es absurda e irresponsables, ya que los anuncios encontrados que emiten ponen en riesgo a la población.

A quién le vamos a cargar los muertos, producto de la negligencia, de la mentira y de la simulación. Porque una cosa es el embate del covid-19 y otro, muy diferente, la incapacidad de las autoridades, comenzando por el presidente de la república quien, en lugar de decir la verdad sobre la pandemia y sus alcances, prefiere matizar los datos o incluso ocultarlos con la finalidad de salvar su precario prestigio.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.