Aún es tiempo de rectificar
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Aún es tiempo de rectificar

COMPARTIR

···

Aún es tiempo de rectificar

15/05/2019

Las señales de contracción en la economía son evidentes. Diversos indicadores en el primer trimestre del año dan cuenta de ello; sin embargo, prevalece el empecinamiento en soslayarlas y pretender tapar el sol con un dedo.

El Presidente descalifica en automático cualquier propuesta que llegue del sector empresarial, ya que representan “las voces del neoliberalismo que añora sus canonjías”, empero prestar oídos sordos a las propuestas de los emprendedores e inversionistas es hacerse el harakiri.

Bien por la línea de crédito por ocho mil millones de dólares obtenida por el gobierno para Pemex, ya que representa un respiro financiero, al tiempo de que manda una señal de confianza a los mercados e inversionistas.

En este contexto, la Coparmex CDMX presentó ayer un decálogo al gobierno AMLO que permitiría reorientar el rumbo hacia un crecimiento del PIB en un rango de por lo menos 4.0 por ciento.

Con la construcción de la refinería de Dos Bocas por parte del gobierno, se regresan a los tiempos en los cuales se pretendía que “papá gobierno”, por ejemplo, regulara el mercado, la oferta y la demanda, el precio del dólar y participara en todas las ramas de la economía, no como poder político, sino asumiendo un rol de empresario que a la postre fue desastroso para el país.

En voz de Jesús Padilla Zenteno, jerarca de ese organismo en la capital del país, destacó como imperativo cancelar la refinería de Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía, la primera porque “todavía no encontramos a nadie fuera del gobierno federal que nos señale que esta iniciativa tiene posibilidades reales de conclusión y se convierta en un negocio para México”, mientras que el segundo “no tenemos alguna opinión de carácter internacional que observe que esto es posible”.

Por el contrario, sostuvo Padilla Zenteno que retomar, antes de que resulte imposible físicamente hacerlo, la construcción del aeropuerto en Texcoco ayudaría a generar confianza, certidumbre y detonar las inversiones.

La propuesta empresarial también se pronuncia por la necesidad de culminar la negociación del T-MEC para contar con un escenario promotor del comercio internacional, a la vez de atacar decididamente la inseguridad pública, que frena el sano desarrollo de los negocios y se ha convertido en importante flagelo para los mexicanos y el desarrollo del sector empresarial.

Padilla Zenteno recordó que el respeto a la ley “es una constante en los países desarrollados y con niveles de crecimiento sobresalientes”, por lo que el gobierno debe cumplir con su papel referenciador y de influencia determinante, y que con la inversión privada podrá detonarse el crecimiento económico que se traduzca en desarrollo y bienestar para todos los mexicanos.

Llama la atención que en la actividad económica el sector más afectado ha sido el de la construcción, y esta es una parte de la explicación de la caída del empleo en el primer trimestre en la capital del país, de 55 por ciento, un impacto sustantivo con referencia al mismo periodo del año anterior.

Si bien hubo más ingresos en las percepciones fiscales, “porque los empresarios y los capitalinos estamos siendo seguramente más responsables en materia de pago de impuestos y otras obligaciones fiscales; sólo esperamos que estos remanentes tengan por destino atender los problemas más significativos, como son el tema de la inseguridad –seguimos exigiendo que se avance de manera rápida y con paso firme hacia la pacificación– y otro que tiene que ver con la promoción de la inversión para fomentar el empleo de manera formal y de calidad, porque existe un alto índice de empleo informal”.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.