Ahora siguen los independientes
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ahora siguen los independientes

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ahora siguen los independientes

20/02/2018
Actualización 20/02/2018 - 13:08

El ritual sigue conforme a las fechas marcadas y los abanderados presidenciales se preparan para el día de la designación del 'gran Tlatoani', con sendos eventos en donde los partidos políticos conformados en tres frentes los aceptan formalmente como candidatos. Con esa investidura se enfilan hacia las campañas que iniciarán el 30 de marzo y concluirán el 27 de junio.

Pero José Antonio Meade, Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya no estarán solos en la boleta electoral, también aparecerán Margarita Zavala, Armando Ríos Piter y, posiblemente, Jaime Rodríguez, quien no obstante haber superado y con mucho los requisitos impuestos por el INE, enfrenta algunas acusaciones en la obtención de las firmas de apoyo, por lo que pudiera quedar fuera.

Aunque los tres grandes se han enfrascado en dimes y diretes, no hay que perder de vista a los chicos, que por estar avocados en la recolección de apoyos han desaparecido de los medios de comunicación; sin embargo, obtenido el registro se van a lanzar con todo y allí sí empezará la verdadera confrontación política.

Con la irrupción de los independientes todos los cálculos y pronósticos rumbo al 1 de julio se verán trastocados, en virtud de que se vuelven una opción sumamente atractiva para los votantes que están decepcionados del sistema de partidos y en general de los políticos. Aunque los tres independientes tienen trayectoria en el servicio público, la ciudadanía los ve ajenos al establishment.

Ahora, sin independientes, las encuestas ubican a AMLO como el puntero y a Meade y Anaya peleando el segundo lugar. Pero qué pasaría cuando El Bronco, El Jaguar y Margarita enfilen sus baterías contra ellos, o más aún, cuando presenten diversas propuestas que enganchen al electorado.

Para empezar, el discurso antisistema se lo arrebatarán a López y Anaya, al tiempo de denostarlos por haber sufrido en carne propia el autoritarismo y la cerrazón que representan.

También al candidato del PRI, PVEM y NA no le pintan bien las cosas, ya que trae en sus hombros al Revolucionario Institucional, por lo que tiene que cargar con todo el lastre que implica ser candidato de ese partido.

Aquellos estudios demoscópicos que soslayan a los independientes en razón de intereses profesionales, personales o económicos, padecerán nuevamente el descrédito cuando se contrasten sus resultados con los que arroje las cifras oficiales de la elección presidencial.

Existe toda clase de aventuradas declaraciones, que luego de sesudas cavilaciones sólo le dan en conjunto a los independientes máximo siete puntos, con lo que los descartan definitivamente de la posibilidad de la victoria.

Lo mismo se decía del Bronco en Nuevo León. Al principio estaba abajo por más de 25 puntos del puntero; sin embargo, en la medida que fue avanzando la campaña, fue despuntando hasta, sorpresivamente, ganar la elección. Claro, ya como gobernador su administración está plagada de claroscuros y hasta de mediocridad, pero esa es otra historia.

El hecho es que en la euforia de haber alcanzado las candidaturas de las distintas coaliciones, se hacen cuentas alegres rumbo a la elección con base en el músculo mostrado el domingo, en vez de considerar seriamente sus posibilidades de éxito en razón directa al apoyo de los propios independientes. Una postura inteligente buscaría por todos los medios concretar acuerdos básicos con ellos, en donde se privilegien las coincidencias. ¿Tendrán la humildad para hacerlo? Y, sobre todo, ¿querrán los independientes?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.