Agenda legislativa, a contracorriente
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Agenda legislativa, a contracorriente

COMPARTIR

···

Agenda legislativa, a contracorriente

08/04/2019

A nueve sesiones de que concluya el actual periodo, el Congreso tiene una agenda legislativa cargada de asuntos relevantes para el país; sin embargo, veremos la concreción de la tan anhelada reforma laboral, a modo del T-MEC, que de por sí tiene un desfase de por lo menos ocho meses.

A decir de Mario Delgado, coordinador legislativo de la bancada de Morena en la Cámara baja, será una reforma que amplíe los derechos en materia de justicia laboral y democratización sindical, pues se eliminarán las Juntas de Conciliación y Arbitraje, se cumplirá con el Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y con las obligaciones adquiridas en la negociación del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá.

En el paquete viene lo relativo a los sindicatos, que de suyo es una papa caliente que será difícil de deglutir.

Está visto que mientras en la Cámara de Diputados la aplanadora de la mayoría barre a sus opositores, en la colegisladora las cosas se han puesto harto difíciles por la cohesión del bloque opositor –conformado por el PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano–, que cerrará filas para oponerse a algunas reformas, entre ellas la educativa avalada por López Obrador y la CNTE.

Tan sólo con estos dos temas, el laboral y educativo, tiene el Congreso para entretenerse en lo que resta del mes, por lo que se observa la realización de dos periodos extraordinarios.

Sobre la reforma educativa todo apunta a que los ordenamientos vigentes estarán varios meses todavía normando la actividad del sector; es decir, la agenda de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) no pasará, aun con el beneplácito del Presidente, ya que luego de que el dictamen respectivo estaba virtualmente aprobado, ahora, con las modificaciones derivadas de las recomendaciones de la disidencia magisterial, se terminó de construir un Frankenstein que nadie se adjudica su paternidad y, desde luego, su eventual funcionamiento.

Por otro lado, no hay que perder de vista que para el Presidente de México la reforma del artículo 35 constitucional es el vórtice de su proyecto político, en el que la revocación de mandato y las consultas populares son la joya de la corona, por ende, aunque ya no lo enfatizan públicamente, tanto el senador Ricardo Monreal como Mario Delgado tienen esa misión.

Luego está en el imaginario el ajuste al aparato judicial que quiere emprender el propio Ricardo Monreal, para reducir la burocracia de la Corte y de la Judicatura, al tiempo de aumentar el número de ministros.

También están los temas en materia de anticorrupción, la Ley de Confianza Ciudadana, así como los ordenamientos de la Ley del Uso de la Fuerza, el registro de pensiones, la Ley Orgánica de la Guardia Nacional, las modificaciones a la Ley de Seguridad Pública y la Reglamentaría de Extinción de Dominio.

En este nuevo entorno, en donde se pretende regresar a la presidencia omnipresente y todopoderosa, en el Poder Legislativo se observan algunos atisbos de eso que algunos llaman contrapesos, dignidad y compromiso superior con la nación; por ello es de suma relevancia la actuación de los legisladores, en donde unos incondicionalmente apoyan a AMLO, otros, en cambio, han asumido el mandato de las “minorías” que se oponen, precisamente, a la consolidación de un modelo económico y político que busca crear una base electoral mediante los programas sociales para mantener el poder transexenal.

PARA HECHOS

La LXIV Legislatura enfrenta retos mayúsculos con integrantes que quedarán, en la mayoría de los casos, en el olvido, y otros en el recuerdo, pero no precisamente por sus lances en la arena parlamentaria, sino por su singular y soez lenguaje que esgrimen ante la falta de argumentos veraces, como la senadora de Morena Lucía Trasviña o la diputada del PES, Nayeli Salvatori.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.