Aeroméxico cava su tumba
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Aeroméxico cava su tumba

COMPARTIR

···
menu-trigger

Aeroméxico cava su tumba

28/12/2018

La sobreventa de boletos, el extravío de equipaje, el maltrato de empleados soberbios e incapaces y los retrasos y cancelaciones de vuelos, han puesto a Aeroméxico en el camino de su liquidación.

En un mercado que se vuelve cada vez más competitivo, la línea aérea insigne de México, aquella que en otros tiempos era la más puntual, enfrenta serios problemas de operación por la ineficiencia operativa, logística y administrativa con la que opera cotidianamente, y ahora ante la demanda por la temporada de vacaciones, pues es un desastre.

Tan sólo un caso para ejemplificar la incompetencia e ineficiencia de su personal y métodos de traslado.

El pasado 21 de diciembre, desde muy temprana hora, 5 de la mañana, empezó el caos en los mostradores y pantallas de registro. Esto ocasionó que varios pasajeros perdieran sus vuelos. La torpe explicación del personal de Aeroméxico rayaba en la estupidez, al echarle la culpa por la cancelación de varios vuelos a la suspensión de operaciones en el aeropuerto Benito Juárez del día anterior. Aquello fue un caos que se recrudeció con vuelos sobrevendidos.

El vuelo 170 que volaba a Tijuana fue sobrevendido, por lo que varios pasajeros no pudieron abordarlo y los empleados de mostrador, lejos de tratar de solucionar el problema, dieron justificaciones en donde sólo faltaba sancionar a los clientes por comprar sus boletos en Aeroméxico y buscar la contraprestación correspondiente.

Aquellos afortunados que lograron viajar, al llegar a Tijuana se encontraron con la noticia de que sus equipajes se habían quedado; y no sólo eso, sino que pasarían varios días para que se pusieran en otros vuelos “porque eran cientos las maletas varadas”.

El aeropuerto de Tijuana tiene una gran demanda ya que cuenta con Cross Border Xpress, lo que facilita el cruce a Estados Unidos. Bueno, pues varios de esos pasajeros del vuelo 170 tuvieron que lanzarse a sus destinos sin equipaje y sin poder hablar con alguien de esa línea aérea que tuviera una respuesta convincente para solucionar el problema.

Así que mientras los pasajeros se internaban en Los Ángeles, el equipaje se fue a otro aeropuerto.

Tenemos a la vista el número de reporte LAXAM44204, que avala lo dicho por un pasajero.

El contacto con la línea sólo fue con grabaciones de los números telefónicos de atención de clientes de esa aerolínea.

La línea del caballero azteca es una vergüenza para México, ya que el pésimo servicio que brinda, tanto a nacionales como extranjeros, provoca que los usuarios busquen otras alternativas para viajar.

Esperemos que el nuevo gobierno a través de la SCT, Turismo y la Profeco tome cartas en el asunto y sancione a esa aerolínea. Mientras tanto, esperemos que esos viajeros algún día encuentren sus maletas. O tal vez que ellas tengan mejor trato que sus dueños. Cierto es que si Kafka fuera mexicano su literatura sería costumbrista, y su obra intitulada El Castillo sería una obra infantil comparada con lo que ocurre en Aeroméxico.

Claro que los viajeros que sufrieron toda clase de incomodidades por el retraso o pérdida de sus maletas no sólo requieren una disculpa (que ni siquiera ha ocurrido al momento de escribir este texto), sino que exigen la elemental reposición del daño.

La Procuraduría Federal del Consumidor seguramente trabajará horas extras a partir del retorno vacacional, atendiendo cientos de demandas contra Aeroméxico, la que, con su costumbre de sobrevender los vuelos, provoca que un viaje de placer, negocios, familiar o de otro tipo, se convierta en un auténtico infierno.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.