Las Encuestas

Geometría política de la pandemia

La pandemia y las medidas que se tomen en torno a ésta, de restricción y confinamiento, contarán con apoyo o rechazo popular, dependiendo de la identidad ideológica de los ciudadanos.

Hay quienes dicen que los términos 'izquierda' y 'derecha' ya no dicen mucho, pero resulta sorprendente ver el peso de la identidad ideológica de los mexicanos en sus opiniones sobre la pandemia. La óptica ideológica, más que quedar relegada, se impone, sobre todo al ponderar las medidas de aislamiento y cuarentena para aminorar la propagación de los contagios.

De acuerdo con la encuesta nacional de El Financiero realizada en marzo, la preocupación por el coronavirus hacia mediados de mes tenía rasgos claramente ideológicos: los entrevistados que se consideran de derecha manifestaron estar muy preocupados, en un 63 por ciento; los de centro, en 54 por ciento, y los de izquierda, en 32 por ciento.

No obstante, hacia finales de mes la brecha ideológica se cerró: el porcentaje muy preocupado por el coronavirus era de 63 por ciento en la izquierda y 62 por ciento en la derecha. Hubo convergencia.

Pero, a pesar de ello, las diferencias ideológicas están muy marcadas en cuanto al apoyo o rechazo a las medidas restrictivas de aislamiento social. La encuesta indica que las personas ideológicamente de derecha apoyan más las medidas de confinamiento que las de izquierda. Por ejemplo, en la primera mitad de marzo, el tener que quedarse en casa sin poder ir a trabajar contaba con un apoyo de 40 por ciento entre la derecha y apenas de 13 por ciento entre la izquierda. En tan sólo dos semanas, el apoyo a quedarse en casa dio un salto importante, duplicándose a 82 por ciento entre la derecha, y aumentando a 44 por ciento en la izquierda. Sí, el brinco fue más notable en el ala izquierda, pero por cada izquierdista que apoya quedarse en casa hay dos derechistas. La diferencia ideológica es brutal.

Pero hace sentido. El apoyo a restringir los derechos y libertades individuales en momentos de crisis suele ser más probable entre las personas de derecha que entre las de izquierda, como subrayarían los libros de texto. Y la encuesta así lo muestra.

Pero quedarse en casa no ha sido una restricción obligatoria en el país, sino más bien de exhorto, sobre todo durante la fase 2 de la contingencia sanitaria. Un tema más restrictivo fue el cierre de bares y restaurantes, que contó un apoyo de 89 por ciento entre los entrevistados de derecha y de 54 por ciento entre los de izquierda. La ideología también se impone.

¿Pero qué pasa si las medidas se endurecen? Según la encuesta, a mediados de marzo 64 por ciento de los entrevistados de derecha apoyaba el cierre de fronteras en el país, y la misma proporción de 64 por ciento apoyaba el aislamiento o cuarentena de ciudades enteras, como pasó en Wuhan en su momento. En contraste, el apoyo a esas medidas entre los entrevistados de izquierda fue mucho menor, de 30 y 34 por ciento, respectivamente. Por otro lado, la suspensión de vuelos contaba con un apoyo de 88 por ciento entre los consultados de derecha y de 46 por ciento entre los de izquierda. Como puede verse, las identidades de izquierda y derecha están lejos de no significar nada en el país. Por el contrario, la pandemia y las medidas que se tomen en torno a ésta, de restricción y confinamiento, contarán con apoyo o rechazo popular, dependiendo de la identidad ideológica de los ciudadanos.

Pensando en el presidente López Obrador y su gobierno, las medidas de confinamiento cuentan con un bajo apoyo entre su electorado de izquierda y con un mayor aval entre el electorado de derecha. En la balanza, el centro es actualmente el grupo más numeroso, pero comparte puntos de vista con la derecha. Veremos si las medidas se endurecen o no, y qué reacción de los distintos segmentos ideológicos pudiera haber. Por lo pronto, la identidad ideológica importa.

COLUMNAS ANTERIORES

Tres años de mañaneras
Escenarios 2024

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.