Las Encuestas

¿Conflicto de clase en CDMX?

La ambivalencia de los capitalinos de clase baja hacia uno u otro lado es un tanto sorpresiva, porque se esperaría que Clara Brugada captara el apoyo de ese sector popular.

Las elecciones para jefe de Gobierno de la Ciudad de México en 2024 podrían ser una expresión del voto de clase social, aunque con algunos giros inesperados.

La definición de Morena y sus aliados por Clara Brugada, así como el respaldo de PAN, PRI y PRD a Santiago Taboada, exalcaldes de Iztapalapa y Benito Juárez, respectivamente, alimenta la posibilidad del voto de clase.

Las personas que se consideran de clase media alta se decantan ligeramente hacia Taboada; las de clase media dividen sus preferencia casi al parejo por una u otra opción; las de clase media baja apoyan más a Brugada, y las de clase baja también dividen opiniones, según revela la encuesta de EL FINANCIERO que se publicó el miércoles pasado y que hoy analizamos aquí con algunos resultados desagregados por subgrupos.

Los apoyos que se observan entre la clase media y la clase media baja son esperables. En 2021 quedó la impresión de que la clase media apoyó a la oposición y la clase media baja al partido gobernante.

Pero la ambivalencia de la clase baja hacia uno u otro lado es un tanto sorpresiva. Uno esperaría que Brugada captaría más apoyo en ese sector popular.

El electorado que se considera de clase baja no sólo divide preferencias entre las dos opciones principales, sino que es el que más apoya a Movimiento Ciudadano. Esto sí que es peculiar... y el patrón se repite con otros indicadores de la encuesta.

Uno de ellos es el ingreso subjetivo. Las personas que dicen que su ingreso les alcanza bien dividen preferencias entre Brugada y Taboada; entre los que dicen que el ingreso alcanza pero con dificultad están más con la morenista, y entre quienes dicen que nos les alcanza, la ventaja de Brugada se acorta y el apoyo a MC sube.

En ambos indicadores, la clase social subjetiva y el ingreso subjetivo, sucede lo mismo. Taboada se desempeña mejor en el estrato medio alto, Brugada en el medio bajo y MC no les compite, pero obtiene su mayor apoyo entre el estrato bajo.

Si consideramos el nivel de escolaridad de las personas entrevistadas, el apoyo a Clara Brugada no sube ni baja dependiendo del nivel educativo. Pero el apoyo a Taboada sí: su respaldo aumenta conforme el nivel de escolaridad de las personas entrevistadas es mayor. Esto significa que entre el electorado de escolaridad baja, la ventaja de Brugada es más amplia; mientras que entre el segmento más escolarizado van parejos, con una ligera ventaja azul.

Lo curioso es que entre el segmento de electores con escolaridad baja, MC también tiene su mejor desempeño. Las bases del apoyo naranja en la CDMX no provienen de la clase media, escolarizada y profesionista, sino de la clase baja y de los electores con bajo nivel educativo. Habrá que ver si esto perdura o si el perfil del apoyo naranja va cambiando; pero es muy peculiar por ahora.

Además de estos resultados por niveles socioeconómicos, la encuesta arroja diferencias en el apoyo según la edad, que no es propiamente un factor de la clase social, pero sí un elemento del targeting político de las campañas.

El apoyo a Brugada es más alto entre el grupo de personas de 50 años o más, según indica la encuesta. Entre el electorado de 30 a 49 años, la contienda va cerrada entre la morenista y el panista. Y entre los menores de 30 años Clara le lleva una ligera ventaja a Santiago, aunque ese segmento joven es en el que le va mejor a Chertorivski con MC.

Que la opción naranja atraiga voto joven no es sorpresa; pero lo que sí rompe un poco las expectativas es que MC tenga su principal apoyo entre las clases populares de la ciudad. Habrá que estar al pendiente de cómo evoluciona eso.

COLUMNAS ANTERIORES

Una semana más
La señal del Papa

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.