Directora de Análisis y Estrategia en Intercam Casa de Bolsa

Los riesgos globales en 2021

La efectividad de las campañas de vacunación, la inflación, las políticas monetarias, el escalamiento de las tensiones comerciales y las elecciones intermedias en México, pudieran cambiar el panorama.

Hace unos días el Fondo Monetario Internacional revisó al alza sus estimados para la economía mundial. Se espera que durante 2020 la economía global se haya contraído 3.5 por ciento, lo que significa una desviación de 7.0 por ciento contra su crecimiento potencial. El 2021 será de crecimiento y de recuperación. Para este año, el organismo estima un crecimiento de 5.5 por ciento en el mundo, para las economías desarrolladas de 4.3 por ciento, y en el caso de las emergentes 6.3 por ciento. En México, la contracción en la economía durante 2020 fue de 8.5 por ciento, y de acuerdo con el FMI, se espera una recuperación de 4.3 por ciento, superior a la expectativa de la encuesta de analistas privados por parte de Banxico, cuyo pronóstico se sitúa en 3.5 por ciento.

Sin embargo, y pese a que pareciera que lo peor ha quedado atrás, el panorama de recuperación y crecimiento pudiera ser entorpecido por varios riesgos que pudieran modificar la trayectoria de alza de la economía mundial. La efectividad y logística de las campañas de vacunación es uno de los factores que determinarán el grado de recuperación en cada uno de los países. En diciembre comenzaron los esfuerzos de las campañas de vacunación en diferentes economías. A la fecha se han logrado vacunar en el mundo 108 millones de personas, pero el ritmo de implementación ha sido diferenciado entre los países. Israel ha vacunado a 57 por ciento de su población, Emiratos Árabes Unidos 34 por ciento, y de acuerdo con el ritmo de vacunación de los últimos siete días, ambos países logarían conseguir la anhelada inmunidad de rebaño en las siguientes cuatro semanas. En el caso de Estados Unidos, ha logrado vacunar apenas a 10.6 por ciento de sus habitantes, pero diariamente se vacunan más de 1.3 millones de personas, lo que supondría que tendrían 50 por ciento de su población vacunada en los siguientes seis meses. El caso de México es lastimoso, tan solo se ha vacunado 0.5 por ciento de la población, lo que implicaría que se tomarían más de nueve años en lograr inmunidad de rebaño.

Otro riesgo importante es que la inflación se subestime a nivel mundial. Si bien es cierto que en los últimos años las principales economías desarrolladas han observado inflaciones debajo de sus propios objetivos –en parte porque China ha exportado al mundo baja inflación con la globalización– no podemos dejar de señalar que, con las políticas fiscales y monetarias ultralaxas y la reapertura de la economía pudiéramos observar una inflación que se acelere súbitamente, obligando a los principales bancos centrales a aumentar las tasas de interés.

La recalibración de las posturas monetarias afectaría a los mercados de capitales, tanto de renta variable como de deuda. Un número importante de empresas y países se endeudó significativamente aprovechando las bajas tasas de interés y las necesidades de financiamiento provocadas por un entorno pandémico. La reversión de una política monetaria ultralaxa podría originar que las empresas y los países que no lograron crecer a través de un mayor apalancamiento, se declaren incapaces de cumplir y caer irremediablemente en quiebra. Por lo que respecta al mercado de capitales, la posible incertidumbre sobre la trayectoria de las tasas de interés, puede provocar una elevada volatilidad.

Del lado de los negocios, la pandemia ha cambiado los ciclos productivos y los hábitos de consumo, por lo que es posible prever que habrá más negocios que queden fuera de la jugada.

No podemos dejar de mencionar la irracionalidad y la exuberancia de los mercados que recientemente observamos con los eventos de Reddit y GameStop, que de volverse a suscitar pudieran generar distorsiones, e inclusive mayores regulaciones.

Hay riesgos adicionales, como un escalamiento de las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, mutaciones del virus o resistencia a las vacunas; y en México, las elecciones intermedias que, sin duda, pudieran cambiar el panorama no sólo de 2021, sino de los siguientes años.

COLUMNAS ANTERIORES

La Bolsa Mexicana de Valores, ¿cara o barata?
Las intenciones de Biden

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.