Un 2019 delicado para las finanzas personales
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Un 2019 delicado para las finanzas personales

COMPARTIR

···

Un 2019 delicado para las finanzas personales

08/01/2019
Actualización 08/01/2019 - 11:11

Hasta el gobierno de López Obrador es pesimista en cuanto a la evolución de este año, pues en el documento de Criterios Generales de Política Económica que acompaña a la Ley de Ingresos esperan un avance en la producción nacional de sólo 1.8 por ciento comparado con el promedio de 2.43 por ciento del sexenio anterior. La objetividad es importante a la hora de establecer un presupuesto y este dato es un indicador de lo que podemos prever para nuestras finanzas.

A pesar de que el salario mínimo lo elevaron en forma significativa, una proporción baja de la población es quien se encuentra en esa categoría, por lo que los demás estarán a expensas de las negociaciones sindicales e individuales.

Recordemos que aún cuando esta administración hable de terminar con el neoliberalismo, seguimos en un mercado libre y los precios se fijan por medio de la oferta y la demanda. Es decir, el pago al factor trabajo estará en concordancia con lo que las empresas puedan otorgar. Al contrario, tenemos el desincentivo de la austeridad pública y el menor crecimiento de la producción.

En el ámbito financiero podríamos ver mayor estabilidad en las tasas de interés si se alcanza a reducir la inflación a niveles cercanos a la meta de 3 por ciento, lo cual sería positivo para quienes tienen adeudos a tasa variable; principalmente en tarjetas de crédito.

El 2019 será un año de correr la cortina respecto a la estrategia económica que se piense instrumentar, pues se han presentado ideas que de concretarse afectarían la inversión privada, tales como la estrategia energética; la política de precios o las reservas internacionales.

Por tanto los mercados responderán a los vaivenes de decisión y percepción, además del entorno mundial. Llevará a que se presenten grandes pérdidas y ganancias como hasta ahora se ha dado.

Es cierto que hay en este momento títulos en la BMV que están baratos y esto puede ser aprovechado. La pregunta es cuándo regresan sus verdaderos valores y estabilidad. La respuesta estará en función de la evaluación del gobierno en cuanto a la confianza en la conducción de la política económica.

Retomar la senda de un crecimiento arriba de 4 por ciento según lo prometió López Obrador en campaña será complicado y si lo logra vendría una buena perspectiva para las finanzas personales, pero por lo pronto lo recomendable es la prudencia en las resoluciones.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.