¿Solter@ con éxito? ¿Administras bien la abundancia?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Solter@ con éxito? ¿Administras bien la abundancia?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Solter@ con éxito? ¿Administras bien la abundancia?

13/12/2018
Actualización 13/12/2018 - 13:10

Es una excelente época del año para reflexionar sobre cómo administrar nuestro dinero y en particular, para los jóvenes exitosos puede ser especialmente valioso.

La edad para contraer matrimonio se ha alejado, por lo que los “deberes” económicos de coyuntura se reducen y los pendientes de largo plazo son menos agobiantes. Si a eso agregamos un sueldo alto, es fácil caer en el consumismo y olvidar construir un patrimonio.

Las empresas ahora se preocupan en cómo cautivar a los millennials, porque en general tienen una forma diferente de ver el mundo; han dejado de obsesionarse por comprar una vivienda al ser proclives a la movilidad de residencia, les gusta comer fuera, en lugar de preparar ellos mismos, hay una tendencia a adquirir los gadgets más novedosos. En fin, el patrón de gasto podría llegar a ser excesivo.

Hay quienes tienen todavía la ventaja de llevar un subsidio al vivir con sus padres y aunque paguen “sus cosas”, evitan un sinnúmero de erogaciones, dándole un mayor respiro a sus ingresos.

Habrá que tener cuidado con la generalización, pero está presente una lógica en el comportamiento de los salarios.

En principio, el crecimiento suele ser muy alto, al partir de una base baja y después el desarrollo profesional se potencializa, accediendo a puestos gerenciales o de dirección, por lo que pareciera que el avance será continuo hasta el infinito y en algunos casos sucede, sin embargo, tiende a moderarse con el paso del tiempo.

La pregunta clave es ¿cómo te ves dentro de 5, 10 o 30 años? Y luego plantear cuál es la estrategia financiera para lograrlo.

Es decir, dejar de pensar en el ahorro o la inversión como algo aburrido, pasado de moda y concebirlo como el medio para alcanzar los sueños, desde viajar por el mundo, tomar un año sabático, poner un negocio, casarte o simplemente independizarte.

Por supuesto, también está el riesgo de “vacas flacas”. Es peligroso sentirse Superman, inmortal y con una suerte inagotable. Suena bien para la autoestima y la superación, pero tener un soporte de contingencias es fundamental para evitar frustraciones y quebrantos.

Formar un patrimonio está lejos de ser “viejo”, es compatible con lo moderno y ayuda a mantener un estilo de vida congruente con nuestros ingresos y la perspectiva futura. Podrán cambiar los instrumentos o las preferencias, pero la utilidad de hacerlo sigue siendo válida.

Lo importante es aprovechar ese momento dorado en el que todo va de maravilla para consolidar la posición financiera y seguir creciendo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.