Ocho tareas del papá en las finanzas personales
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ocho tareas del papá en las finanzas personales

COMPARTIR

···

Ocho tareas del papá en las finanzas personales

13/06/2019
Actualización 13/06/2019 - 13:24

Cuando se trata de finanzas personales es difícil dejar atrás el estereotipo ancestral del papá proveedor, quien es el que sostiene la casa en términos de recursos; sin embargo, su influencia va más allá y se convierte en una pieza clave de cómo la familia se relaciona con la realidad económica que les toca enfrentar.

1.- Dar Seguridad. Un aspecto básico es resolver la vida cotidiana sin el miedo de que la solvencia del hogar cambie a cada instante. Por tanto, un objetivo es formar un patrimonio para evitar vivir al día y que ante cualquier contingencia surjan crisis.

2.- Definir el papel del dinero. Transmitir el placer de disfrutar lo que se logra con el ingreso obtenido a través de unas buenas vacaciones, gadgets o ciertos 'lujos', pero con la responsabilidad de lo que pasará mañana y la prudencia de las decisiones. Fijar límites y gastar en función al nivel socioeconómico en el cual se encuentran.

3.- Tener clara la diferencia entre satisfacción y conformismo; no quejarse en todo momento y hacer sentir que las cosas van bien, pero también mandar la idea de superación. Es válido buscar elevar las comodidades mediante el esfuerzo y el emprendimiento.

4.- Control ante los problemas. Ser la persona que quisieran a su lado cuando algo va mal. Mostrar serenidad para tomar el camino financiero correcto y el aplomo para soportar una situación económica adversa.

5.- Responsabilidad compartida. Una tarea de sensibilización de que nada es gratis y hay que hacer un esfuerzo por alcanzarlo. Un padre solapador llega a provocar un mensaje equivocado, porque al final del camino cada quien debe ser capaz de valerse por sí mismo.

6.- Orden. He comentado en este espacio que uno tiende a repetir la manera de administrar por lo que es esencial de predicar con el ejemplo, llevando un registro de los gastos y tener una racionalización de las decisiones.

7.- Involucramiento y humildad. Es fundamental comunicar los asuntos de dinero y manejo de recursos; se transforma en un caudal de aprendizaje para los hijos y además aceptar que, dependiendo de la edad, pueden aportar alternativas para afrontar los escoyos y trabajar en equipo.

8.- Incluyente. Erradicar el machismo anacrónico y reconocer a la mujer como un elemento primordial para conducir la administración; decidir y generar ingresos.

¿Se me escapa algo? Te invito a compartirlo en mi Instagram: atovar.castro .

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.