Las finanzas en la tercera edad, ¿cómo manejarlas?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las finanzas en la tercera edad, ¿cómo manejarlas?

COMPARTIR

···
menu-trigger

Las finanzas en la tercera edad, ¿cómo manejarlas?

01/03/2018
Actualización 01/03/2018 - 10:19

En este espacio he escrito de los millennials y sus retos, pero también es importante reflexionar sobre quienes ya han cumplido su ciclo laboral y están de lleno en el retiro. Si no eres tú, tal vez tengas a alguien cercano a quien le pueda ser útil conocer del tema.

1.- Gastar conforme a un presupuesto es un hábito que no prescribe con la edad. Es necesario actuar en función del nivel socioeconómico que permita la jubilación, el patrimonio, los ingresos extra y la ayuda otorgada por la familia.

Es crucial cuidar el capital para cubrir financieramente la esperanza de vida, que es alta por los avances médicos.

2.- En las decisiones trascendentes que involucren dinero es recomendable tener apoyo de la familia de confianza. Estudios han demostrado que es en los extremos de edades cuando se comete un mayor número de errores, es decir, cuando uno es muy joven o muy viejo.

La experiencia es de valía, pero nunca está de más la opinión de una persona con una visión diferente para un contrapeso. Lo mejor sería que contara con conocimiento pero ten en cuenta los posibles intereses económicos para que no se desvíen las resoluciones a su conveniencia.

3.- Protégete. No faltará quien te ofrezca un 'gran' negocio para luego perderlo todo. Con seguridad sabes de alguien que dejó atrás su solvencia por prestar dinero o entrar a esquemas que terminaron siendo un fraude. El patrimonio debe estar en un portafolio diversificado con el menor riesgo posible, porque es difícil reponerlo a través de la generación de ingresos.

4.- La salud es uno de los requerimientos a cubrir. Los seguros de gastos médicos tienden a volverse impagables y la pregunta es si tendrás los recursos para hacerles frente o si tienes cobertura como la del IMSS u otra dependencia.

5.- La vivienda original se convierte en algo grande y costoso. Una decisión a valorar sería cambiarse a un sitio más pequeño o incluso a una casa de retiro. Lo obtenido por tu propiedad sería parte del patrimonio para sostenerte.

6.- La ocupación es una excelente forma de mantener la mente funcionando creativamente y podría ser fuente de ingresos para estar holgado en los gastos cotidianos.

En cada etapa de la vida existe un desafío financiero y habrá que buscar una vejez plena.

En la próxima entrega abordaré la jubilación del empresario, donde hay retos para él y su familia.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.