Mis Finanzas

Cuentas claras, amistad y romances largos y duraderos

Alberto Tovar escribe sobre las discusiones financieras de las parejas y da algunos consejos para administrar el gasto en conjunto.

Tal vez el 14 de febrero no sea el mejor momento para hablar de dinero, pero la semana próxima podrías empezar a introducir el tema, porque no sólo se trata de encontrar el amor, sino de evitar perderlo por discusiones financieras.

Ella, en voz alta, cerca de gritar, le reclamaba a su pareja "¿Cómo es posible comprarle al perro tres kilos de salchicha?". Y él le contestaba molesto "Tú te gastas una fortuna en el arreglo del pelo y no te digo nada".

La anécdota es real y describe cómo un tema de dinero puede llevar el romance a niveles de coraje, que de escalar, con el tiempo surge el riesgo de convertirse en un divorcio, pues en el diálogo omití dos o tres insultos que se dijeron en medio de quienes estábamos haciendo fila en el departamento de salchichonería.

Lo bueno es que sí hay solución para los pleitos monetarios y la forma de hacerlo es establecer una fórmula sencilla de cuatro ingredientes.

1.- Es común hablar de la importancia de la comunicación en las parejas, pero debemos trascender lo superficial y dedicar un espacio para conversar sobre nuestra visión y sueños.

¿Cómo nos vemos dentro de cinco o 10 años?

Esto permite alinear objetivos de vida, fijar prioridades y tener metas conjuntas.

Es evidente que habrá diferencias, pero es el momento en el cual es posible resolverlos sin una ruptura, pues hay margen para alcanzar un consenso.

2.- Responder a una pregunta básica: ¿Cómo nos administramos? No lo dejemos como algo que sucederá solo. Definan si se llevará un gasto conjunto con el ingreso de los dos o si cada quien se encargará de ciertos rubros. No existe una manera ideal de hacerlo, dependerá de la personalidad de la pareja y es fundamental lograr un acuerdo con el cual ambos se sientan cómodos.

Elaborar un presupuesto de casa es útil, porque así es posible saber hacia dónde va el dinero y evitará peleas posteriores. También es más fácil realizar los ajustes pertinentes.

3.- Determinar cuánto destinar al ahorro y el objetivo del mismo. Es aquí donde confluyen las reglas anteriores, las metas y los gastos cotidianos.

4.- Finalmente, es indispensable en esta 'receta' respetar los gustos individuales.

Todos tenemos hobbies o actividades que deseamos dejar fuera de la mesa de discusión, por eso, el presupuesto debe contemplar un monto para cada quien y gastarlo (o ahorrarlo) como la persona quiera.

Esto dará margen para comprar la comida del perro o disponer para el arreglo de la imagen.

¿Qué otros ingredientes crees que hagan falta?

COLUMNAS ANTERIORES

La resiliencia financiera en la era Covid
Mis finanzas como emprendedor Gig

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.