¿Corresponden los gastos a mi nivel socioeconómico?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Corresponden los gastos a mi nivel socioeconómico?

COMPARTIR

···

¿Corresponden los gastos a mi nivel socioeconómico?

11/04/2019
Actualización 11/04/2019 - 11:00

Un consejo sencillo de finanzas personales que encierra una gran sabiduría y con implicaciones serias en materia de la administración del patrimonio es simplemente: “gastar en función del nivel de vida que permiten tus ingresos”

La mayoría de los problemas económicos surgen cuando se tiene una salida de dinero por encima de las posibilidades reales, con la idea de aparentar una riqueza inexistente o evitar quedarse atrás con respecto a un grupo de conocidos, lo cual tiende a convertirse en un carrera sin fin para ver quien posee más.

Es válida la pregunta de cuánto dedicar a cada rubro. Un punto de referencia es saber cómo lo hacen en promedio los mexicanos, y para darnos una idea, revisemos la ponderación con la cual se calcula el Índice de Precios al Consumidor que está basado en la encuesta de ingreso gasto. Para el concepto de alimentos, bebidas y tabaco se destina el 30 por ciento; en vivienda el 22 por ciento; transporte el 14 por ciento; educación y esparcimiento el 9 por ciento; en ropa el 5 por ciento; salud y cuidado personal el 6 por ciento; muebles, aparatos y accesorios el 5 por ciento y el resto en otros aspectos.

Si nos damos cuenta, cuatro rubros se llevan el 75 por ciento del presupuesto y por ahí estaría una buena parte de la solución.

Por ejemplo, pagar el 50 por ciento del salario en una hipoteca, porque el departamento resultó ser el lugar de tus sueños o un joven recién contratado que destina el 80 por ciento a la mensualidad del auto que siempre quiso y lo puede hacer porque vive con sus papás. En ambos casos podrían contar con suficiente dinero para cubrir el adeudo, pero están sacrificando otros elementos centrales como sería el ahorro, la previsión y se encontrarían expuestos a un desbalance grave en cualquier momento.

El tomar decisiones solo volteando a revisar el bolsillo y “ver si alcanza”, es un enfoque de muy corto plazo, porque pierdes de vista las metas y propósitos; de hecho, en la medida en que te sitúes en ese escenario, se complicará más la planeación porque te lleva al sobreendeudamiento y a comprometer los ingresos futuros.

No hay una regla de porcentaje específico para distribuir tu gasto, porque dependerá del nivel del mismo y las circunstancias en las que te encuentres, pero sí es importante que reflexiones en cómo está esa mezcla en tu caso y te preguntes si es la correcta en función de tus necesidades presentes, pero también de los objetivos para mañana.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.