Mis Finanzas

Siete razones por las que deberías emprender

Es fundamental insistir, pues se trata de un proceso continuo y el éxito arrollador puede llegar en cualquier momento y después de innumerables fracasos.

Por lo regular, los emprendedores exitosos empezaron desde muy jóvenes con múltiples experiencias o provienen de familias en donde prevalecía una cultura de negocios. Y aunque el objetivo para establecer una compañía es la rentabilidad, existen otros beneficios a valorar para incentivar a que la gente lo haga.

Revisemos una serie de razones para que te 'avientes' a tener la experiencia de volar por ti sól@.

1.- Una de las más importantes es que rompes la resistencia al cambio y a arriesgarte por tus sueños y creencias. Hay quienes se encuentran frustrados porque siempre pensaron en llevar a cabo algo, pero nunca se animaron.

Incluso, te permitirá aplicar esa misma determinación en diferentes órdenes de tu vida y vencer la desidia.

2.- Si te cuesta dinero la aventura, una forma de justificarlo es hacer la equivalencia a una maestría, en donde aprenderás haciendo, pues deberás administrar, entender conceptos financieros, manejar recursos humanos, promover y diseñar, entre muchas otras cosas.

Las actitudes y aptitudes adquiridas te servirán para emprendimientos alternos o para un trabajo ejecutivo como asalariado.

3.- Lograrás sensibilizarte del mercado, quien a final de cuentas dicta las reglas del juego; genera una disposición al servicio y a pensar en las necesidades de los demás.

4.- Despierta la creatividad, porque implica el aportar algo para diferenciarte de la competencia o cubrir requerimientos no atendidos de tus clientes.

5.- Salir del caparazón de la seguridad laboral evidenciará tu ignorancia en una infinidad de temas colaterales al negocio y eso te forzará a ser autodidacta, investigar y entrar a tópicos que ni te imaginabas.

Abrirás la ventana del conocimiento y te percatarás que es posible seguir aprendiendo a pesar de los años, obteniendo el poder de reconvertirte cuantas veces lo desees.

6.- Hay otras ganancias en el terreno emocional o subjetivo, como el sentido de alcanzar una meta, trascender, dejar un patrimonio o simplemente divertirte en lo que te gusta.

7.- Al final del camino, si construyes un gran negocio, podrás convertirte en una persona con alta solvencia económica y darle a tu familia un mayor bienestar.

Recuerda, es fundamental insistir, pues se trata de un proceso continuo y el éxito arrollador puede llegar en cualquier momento y después de innumerables fracasos. Haciendo una analogía con el béisbol, para pegar un hit requieres pasar muchas veces al bat.

¿Ya te decidiste a emprender? Coméntame en Instagram: @atovar.castro Twitter: @albertotovarc

COLUMNAS ANTERIORES

¿Qué gastas sin tener dinero?
Anímate a emprender en la era digital

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.