Mis Finanzas y Coaching

El poder de las habilidades blandas en el liderazgo empresarial

Alberto Tovar asegura que las habilidades blandas son una herramienta valiosa para potenciar las destrezas de un líder empresarial.

El haber estudiado en una excelente universidad y la experiencia son, sin duda, factores que ayudan al éxito de un líder empresarial; sin embargo, un ingrediente que no debe faltar son las las habilidades blandas, para desenvolverse con éxito en un mundo en constante evolución. El coaching ejecutivo es una herramienta valiosa para potenciar dichas destrezas. ¿Cómo te evaluarías en cada una de ellas?

1.- Comunicación asertiva: transmitir información con claridad, practicar la escucha activa y emplear un discurso persuasivo es fundamental para interactuar con equipos y diversos grupos de interés.

2.- Liderazgo inspirador: es esencial saber cómo guiar y motivar a los empleados para alcanzar objetivos preestablecidos.

3.- Empatía e interacción social: comprender las necesidades y perspectivas ajenas, así como colaborar con personas de distintos orígenes y personalidades.

4.- Adaptabilidad y versatilidad: tomar decisiones ágiles y efectivas, modificar el rumbo cuando sea necesario y conducir hacia nuevas oportunidades del mercado.

5.- Solución de problemas: identificar y analizar las dificultades, evaluar diversas opciones y resolver basándose en datos y hechos, en lugar de intuición o emocionalidad.

6.- Resiliencia: la capacidad de recuperarse de situaciones difíciles es básico para enfrentar el cambio y la incertidumbre, así como desarrollar estrategias para gestionarlas de manera eficiente.

7.- Inteligencia emocional: reconocer y manejar las emociones, ser empático y comprensivo, mantener la calma y el enfoque en circunstancias estresantes.

8.- Administración del tiempo y priorización: planificar, delegar y establecer objetivos claros ante múltiples responsabilidades y demandas resulta crucial.

9.- Innovación y creatividad: generar ideas y soluciones es esencial en el entorno empresarial actual. Pensar “fuera de la caja” te lleva a nuevas propuestas para sostener el liderato.

10.- Colaboración y trabajo en equipo: construir grupos de alto desempeño y confiar en que su sabiduría mejora los resultados.

11.- Autoconocimiento y autodesarrollo: analizar las fortalezas y debilidades personales da la oportunidad a los directivos a maximizar su potencial y crecer de manera permanente.

12.- Negociación y gestión de conflictos: abordar los desacuerdos de forma constructiva, comprender las necesidades y perspectivas de las partes involucradas y encontrar soluciones mutuamente beneficiosas.

Estas habilidades blandas son imprescindibles para los altos ejecutivos, ya que complementan sus competencias técnicas y les permiten enfrentar los desafíos de un mundo empresarial en constante cambio.

¿Has desarrollado las habilidades blandas? Coméntame en redes sociales como LinkedIn, Instagram o Twitter.

Alberto Tovar

Alberto Tovar

Economista, especializado en negocios y finanzas personales; certificado como coach de vida y equipos. Actualmente es el Director Regional de la Zona Norte de El Financiero. Ofrece conferencias, consultoría y coaching a organizaciones diversas.

COLUMNAS ANTERIORES

Visualización y acción: el dúo dinámico del éxito
Finanzas personales: ¿lógica o impulso?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.