Mis Finanzas

Cuidado, los millennials se están volviendo viejos

Es tiempo de pensar en la necesidad de ir formando un soporte de ‘riqueza’ para olvidarse de vivir al día.

Si los millennials son los nacidos en la década de los ochenta, los menores rebasan ya los 30 y los ‘viejos’ se sitúan en los 40. Es decir, representan la clase productiva en ascenso con puestos de alta responsabilidad ¿Cuáles son los parámetros a revisar?

1.- Si reflexionamos sobre un ‘ciclo de vida’ estándar, estarían pasando por un momento de incremento acelerado de su salario, antes de que se estabilice por ahí de su cumpleaños 50. Por tanto, es recomendable echar una mirada hacia los lados y analizar cómo anda el mercado, en particular con características escolares y de trabajo similares.

Más allá de una perspectiva competitiva, sería con la intención de responder a la pregunta de ¿qué tan bien o mal está mi sueldo respecto al resto de mis contemporáneos? Con ello sería factible identificar las alternativas para mejorarlo o estar tranquil@

2.- Otro de los rasgos que se ha evidenciado en encuestas, es que tienden a ser más inquietos en el terreno laboral, buscando diferentes experiencias y enfoques, en la medida de qué tan ‘a gusto’ se sienten. Podría ser bueno evaluar si funcionó la estrategia o es conveniente afianzarse en alguna área, para potencialidad los ingresos y el crecimiento profesional.

3.- Aunque también es una generalización, se habla de que a esas edades tienen menor sensibilidad sobre el ahorro y son proclives a un gasto considerable. Es hora de sentarse a revisar las finanzas para ver cuál es la solidez de su flujo de efectivo y si puede soportar contingencias. ¿Estas ahorrando lo suficiente para tus requerimientos de corto, mediano y largo plazos? Tal vez se deba llevar a cabo un ajuste al presupuesto.

4.- Existe una leyenda urbana de que a los millennials les dejó de interesar construir un patrimonio. Sería sencillo realizar una pequeña investigación. ¿Cuál era la situación de mis familiares a mi edad?

Puede ser justificado con el argumento de que las condiciones económicas fueron muy diferentes, pero es un punto de comparación para pensar en la necesidad de ir formando un soporte de ‘riqueza’ para olvidarse de vivir al día.

5.- En relación con el retiro, si hace unos años no les era un tema de preocupación, cada vez se convierte en una realidad más cercana, sobre todo porque hay tiempo para corregir y tener un respaldo para la vejez. Están obligados a un ahorro adicional si quiere evitarse trabajar a edades elevadas.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

Alberto Tovar

Alberto Tovar

Economista, especializado en negocios y finanzas personales; certificado como coach de vida y equipos. Actualmente es el Director Regional de la Zona Norte de El Financiero. Ofrece conferencias y consultoría a organizaciones diversas.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Gastas más en home office?
Tarjetas de crédito: nuevo paradigma

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.