Mis Finanzas

Jóvenes, es hora de comprar su ‘depa’

La comercialización de oficinas y locales se cayó, pero en el terreno de las unidades habitacionales los constructores se encuentran abiertos a la negociación.

La pandemia ha generado que los desarrolladores ofrezcan promociones para facilitar la compra de vivienda, me aseguró en una conversación Guillermo Godínez, asesor de inteligencia inmobiliaria, director de su propia empresa, inmuebles 69, con una experiencia de 30 años en el mercado.

Me dice que la comercialización de oficinas y locales se cayó, pero en el terreno de las unidades habitacionales los constructores se encuentran abiertos a la negociación. “Bajaron sus enganches hasta al cinco por ciento y en algunos casos a cero”.

Manifiesta un cambio de comportamiento pues los jóvenes “no se dejaban atrapar, se decían habitantes del mundo”, y con la pandemia hacen conciencia de que necesitan una “cueva” en donde protegerse y empezaron a comprar.

Los desarrolladores pensaron que si les daban ‘espejitos’ con las amenidades serían atractivos, y en un principio si lo fueron. Sin embargo, hubo conflictos en la convivencia y además se elevaban los costos del mantenimiento. Los nuevos proyectos ya traen menos amenidades y están más compactos.

“La preventa es un arma de dos filos”. Por un lado se puede ahorrar hasta 30 por ciento en el valor final del bien raíz; y por el otro, el albur es que “no sabes si te entregarán a tiempo y cumplirán con lo ofrecido.”

Recomienda tratar con una desarrolladora o constructora con años de experiencia y que sea local, porque no se irán con facilidad y te responderán con mayor probabilidad.

Es conveniente llevar una lista de preguntas técnicas y no sólo basarse en lo bonito del proyecto. Hay, por ejemplo, edificios con mucha tablaroca y luego se tienen problemas de ruido entre los vecinos.

Es importante considerar la duración de los materiales, porque si el edificio va a requerir alto mantenimiento, con dificultad lo pagarán todos los condóminos.

Es fundamental detallar características, como el tipo de alimentación de energía; instalaciones de aire acondicionado; acabados o la calidad del piso. Deben ponerse exigentes y pedir que lo pongan por escrito.

El problema con las nuevas desarrolladoras es que carecen de capital suficiente y no tienen experiencia, por lo cual tienden a retrasar la entrega.

Recomienda a los jóvenes comprar un bien raíz y que traten de obtener el mejor, aunque hagan un sacrificio, para obtener una mayor plusvalía y que cuando se quiera vender sea fácil.

Si deseas escuchar la entrevista completa, te invito a mi podcast ‘Dinero y Felicidad’. Puedes hacerlo en Spotify, Apple Podcast o Google Podcast, entre otras plataformas.

¿Te animas a comprar un ‘depa’? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí


Alberto Tovar

Alberto Tovar

Economista, especializado en negocios y finanzas personales; certificado como coach de vida y equipos. Actualmente es el Director Regional de la Zona Norte de El Financiero. Ofrece conferencias y consultoría a organizaciones diversas.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Para qué ser rico?
Cuidado, los millennials se están volviendo viejos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.