Mi personaje inolvidable
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mi personaje inolvidable

COMPARTIR

···
menu-trigger

Mi personaje inolvidable

09/02/2018
Actualización 08/02/2018 - 21:51

Hace unos días se conmemoró el primer aniversario de la subida al cielo de Lorenzo Servitje Sendra, “Mi personaje inolvidable”. Éstas, son las palabras que pronuncié en la última Convención Nacional de la Coparmex para conmemorar su memoria:

“QUERIDO LORENZO:

Estás con nosotros, siento tu presencia, siento tu espíritu indómito en esta reunión de la Coparmex. Nos observas, ríes, nos criticas, pero, sobre todo, nos abrazas y nos apoyas.

Tu ejemplo, no sólo como empresario sino como hombre de bien, ha sido y es inigualable.

Son muchas tus facetas y sólo relataré una anécdota de las muchas que vivimos juntos durante muchos años.

¿Recuerdas aquel lejano día -hace 20 o 30 años- en que emprendimos la ruta para visitar algunos proyectos de la Fundación Mexicana para el Desarrollo Rural -tu querida Fundación-, que atendía y atiende a los hombres del campo más necesitados, y que yo me honraba en presidir?

Pasamos la noche en mi rancho, en donde desafortunadamente ese día, ese preciso día, no contamos ni con luz ni con agua, para bañarnos y afeitarnos.

Saliste barbudo, igual que yo, pero contento, feliz porque íbamos a visitar uno de los proyectos que atendía la central de Tulancingo.

Nos trepamos a la carcacha de la Fundación y emprendimos nuestra marcha a través de caminos de terracería, que por momentos nos obligaban a bajar del auto para aligerar el peso y no golpear con las piedras del camino.

De repente, frente a nosotros, a la mitad del cerro, apareció un camión “zangoloteando” de un lado para el otro.

- ¡Párate Alberto, párate por favor, párate! ¡Es un camión Bimbo!

Lorenzo se bajó del coche a toda prisa y poniéndose enfrente del camión con las manos extendidas detuvo su marcha.

El chofer bajó, y replicó:

- ¨Señor, lo pude haber atropellado ¿por qué me detiene? ¿Quién es usted?

- ¨Déjeme darle un abrazo, un abrazo muy fuerte, yo soy Lorenzo Servitje y también trabajo en Bimbo”

Sorprendido el chofer, respondió:

- ...LA LEYENDA”…y se unió a Lorenzo en un emotivo abrazo que estoy seguro recordará de por vida.

Me pareció ver que el osito Bimbo, emblema de la institución, que estaba en el costado del camión, derramaba una lagrima al ver esa escena y escuchar nuestra conversación”.

Si Lorenzo, tu amigo del alma, como tú me llamabas y todos tus amigos de la Coparmex, te enviamos un abrazo con inmenso cariño y te aseguramos que intentaremos seguir tu ejemplo, tu ejemplo como empresario que a partir de cero logró formar la que ahora es la panificadora más grande del mundo.

Tu ejemplo como mexicano que amó profundamente su país y luchó por él a brazo partido.

Tu ejemplo como padre de familia, que es lo que más amabas en el mundo.

Desde aquí tus amigos de la Coparmex a través de tu amigo del alma, te mandan el abrazo mas afectuoso que puedan enviar tus discípulos a nuestro inolvidable maestro y amigo.

HASTA SIEMPRE”.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.