Líderes, líderes y líderes
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Líderes, líderes y líderes

COMPARTIR

···

Líderes, líderes y líderes

30/11/2018

México necesita tres cosas, líderes, líderes y líderes.

Efectivamente, estoy convencido que hemos sufrido una lamentable carencia de líderes en nuestro país. Así lo he venido señalando desde hace varios años en este mismo espacio, y lo manifesté en el artículo ¿En dónde están los líderes que tanto necesitamos? (El Financiero, 11/09/2005), y nada ha cambiado desde entonces.

Tradicionalmente, hemos tenido o más bien sufrido, el clásico liderazgo político de personas que proyectan su imagen con la intención de atraer la atención de las masas y conquistarlas para que sigan su proyecto, proyecto que tiende a engrandecer su imagen para conquistar el poder y después, acorde a la experiencia desafortunada que hemos vivido, utilizar ese poder para su propio beneficio y el de su grupo y alcanzar así un enriquecimiento ilícito que lastima el más elemental sentido de justicia. Algunos nos indignamos al contemplar que es en el extranjero, particularmente en los Estados Unidos, en donde aparecen las denuncias de corrupción ilimitada de algunos funcionarios o ex funcionarios; que ciertos muy conocidos políticos gozan de su ilegítima fortuna en algún país extranjero; y que nuestras autoridades ponen oídos sordos a esa escandalosa corrupción, cosa que sucedió todo este sexenio, el cual termina oficialmente el sábado 1ero. de diciembre, día que se dará el cambio de poderes en el Palacio Legislativo de San Lázaro.

Sin embargo, México tiene todo para ser un país próspero: litorales que nos llevan a todas partes del mundo; envidiables recursos naturales como plata y petróleo entre otros; extraordinarias riquezas culturales prehispánicas y coloniales; pueblos mágicos que son la atracción de propios y extraños con una cocina típica y deliciosa que varía de región a región; y tantas otras cosas más que sería largo describir.

¿Qué nos falta? Líderes honestos que busquen el bienestar de los ciudadanos, particularmente de los más necesitados. Líderes carismáticos que surjan de la ciudadanía sin pretender con esto alcanzar puestos políticos que satisfagan intereses inconfesables; líderes que se realicen en el dar y no en el recibir; líderes dispuestos a correr riesgos derivados de los intereses bastardos que se vean afectados por su actuar; líderes que no se deslumbren con los aplausos ni con los reconocimientos; líderes capaces de construir y no sólo destruir, que sepan a donde quieren llegar y contagien de entusiasmo a sus seguidores ¿En dónde están estos líderes? ¿Entre los jóvenes sedientos de progreso? ¿Entre los pobres sedientos de justicia? ¿Entre los integrantes de una clase media ilustrada? ¿Entre la intelectualidad que denuncia sin actuar? ¿Entre la gente madura que ha visto y vivido en algunos casos la opulencia que lastima y en otras la indigencia que revela?

No hay una sola respuesta. Cada uno de nosotros debe descubrir al líder que tiene en su interior, fortalecerlo y lanzarlo a las batallas que tanto se necesitan dentro de la familia, de la comunidad y del país.

Tenemos un gran reto por delante y espero que lo asumamos con gran valor y responsabilidad.

Mañana será otro día…….

Y un nuevo sexenio para nuestro querido México.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.