Alberto Muñoz

Software para robótica de servicio, la nueva herramienta de educación tecnológica

Después de muchos años de investigación, los economistas se convencieron de que el verdadero agente de cambio en el crecimiento de las naciones es justamente el factor humano.

Cada año aumenta el uso de la robótica en los países desarrollados y el crecimiento en los países en desarrollo varía. Incluso, tenemos ejemplos donde la  adopción es más acelerada en donde uno menos lo imagina. Hace algunos años me llevé una gran sorpresa al ver tantos anuncios de robots industriales en Shenzhen. Si bien es cierto que la diáspora de estudiantes Chinos de regreso a su país natal es bastante modesta, no cabe duda que de los grandes números también son muchísimos los que regresan. Después de muchos años de investigación, los economistas se convencieron de que el verdadero agente de cambio en el crecimiento de las naciones es justamente el factor humano, su talento y las condiciones de trabajo: la innovación es un deporte de contacto. Lo que implica que además, el entorno es importante.

En medio de la pandemia, el joint venture creado por la empresa Ahold Delhaize y la Universidad Tecnológica de Delft abrieron un concurso internacional (Open Innovation) para desarrollar una aplicación de robótica de servicio para incursionar en el uso de robots para sus negocios de supermercado, tiendas de conveniencia y de tiendas en línea. Dicha empresa atiende a más de 54 millones de clientes cada semana entre Estados Unidos, Europa e Indonesia. No hay que olvidar que gran parte de la inflación en ciertas economías se debe a la escasez de talento y también de mano de obra, principalmente en las áreas de servicio.

El reto sonaba atractivo y ciertamente complejo, principalmente por los requisitos tecnológicos que implicaba y consistía en desplazar un robot móvil dotado con capacidades de prensión y manipulación de objetos. El robot debía localizar gracias a sus sensores de proximidad y de captura de imágenes una mesa de donde dispondría de una conjunto de objetos que debería acomodar en una estantería tipo alacena. Después de analizar el reto a detalle decidí proponérselo a mis alumnos de la asignatura de Visión para Robots que actualmente imparto en el Tec de Monterrey. Se armó un equipo entre Edison Ricardo Altamirano Avila, José Alfonso Cisneros Morales, Roberto Mendivi Castro, Otoniel Pérez Coop y empezaron a trabajar. Después de un mes intensivo de trabajo llegó el deadline y fueron ganadores del premio al proyecto que demostró la mayor consistencia en cuanto a su manera de localizar y acomodar los artículos. Es importante resaltar que de los tres finalistas fue el único equipo que procedía a acomodar los artículos de manera ordenada y precisa, como lo pueden ver en el video https://youtu.be/0-8o0zCTCZU

La tecnología cambia de manera más vertiginosa que la adopción por parte del sector empresarial pues no es muy común considerar la inversión como una opción de abatir costos ni mucho menos en cuanto a la mejoría de la calidad del trabajo manual. Otra dimensión muy descuidada es justamente el que una empresa ponga en modo abierto -y a concurso- un desarrollo de vanguardia incorporando nuevas tecnologías. En estos retos y experiencias el ambiente de camaradería -aún en plataformas virtuales- también abona a consolidar el aprendizaje y sobre todo, a conformar una visión internacional, que si bien es cierto implica romper barreras lingüísticas, a veces hay otras limitaciones culturales más duras de abatir.

En México también tenemos campeones en el área tecnológica, sobre todo jóvenes, los que son muestra clara del tipo de futuro al que debemos apostar.

COLUMNAS ANTERIORES

La batalla por el talento internacional en la industria del software
LaMDA y la conciencia

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.